Ir directamente al contenido
Consigue tus regalos por compras superiores a 60 euros
Iniciar sesión
Crear cuenta
¿Olvidaste tu contraseña?
Registrarse
Iniciar sesión
Este campo es obligatorio
Restablecer tu contraseña
Te enviaremos un correo electrónico para restablecer tu contraseña
24-28 de noviembre Descuentos de hasta el 20%

Compra los packs de Koala y ahorra

Salud de las mujeres embarazadas y de las nuevas mamás
|
14 de abril de 2022

Qué son las compresas postparto, cuáles elegir y cómo usarlas

Durante las primeras semanas después del nacimiento del bebé, se producen pérdidas, que ayudan al útero a volver a la normalidad. Por eso, las compresas postparto son indispensables para las nuevas mamás. ¿Cómo elegir la adecuada y qué características debe tener? Sigue leyendo. 

¿Qué son las compresas postparto?

Sabemos que después del parto el cuerpo necesita un tiempo para volver a la "normalidad". El tiempo depende de cada persona. Hay quienes sufren dolores de espalda, quienes necesitan una terapia de rehabilitación del suelo pélvico, quienes han sufrido laceraciones, etc. Aunque las pérdidas son comunes en todas las mamás, ya que tienen una función fisiológica muy importante. 

Se denominan loquios y se producen para limpiar el útero, eliminar cualquier fragmento de placenta, prevenir infecciones y restablecer el estado funcional del organismo. Las pérdidas se producen durante varias semanas después del parto y pueden durar hasta 40 días. 

Estos primeros días son muy delicados para las nuevas mamás, que están cuidando al pequeño a tiempo completo y aún tienen que recuperarse del cansancio y de las molestias del parto. Las compresas postparto te ayudan a lidiar con las pérdidas de la manera menos molesta posible. 

No son compresas normales de menstruación, porque las necesidades y el flujo son diferentes. 

Una buena compresa postparto debe cumplir estos requisitos: 

  • Permitir una perfecta absorción de los loquios 
  • Permitir que las partes íntimas respiren 
  • Mantener sensación de limpieza 
  • Ser cómodas y confortables gracias a la forma anatómica 
  • Respetar el pH fisiológico de la piel con materiales hipoalergénicos y no irritantes 
  • No irritar los puntos de sutura ni las heridas en proceso de cicatrización 

En el supermercado encontrarás muchos tipos diferentes, fabricados en distintos tamaños y materiales, tantas, que no sabrás cual elegir. ¿Cómo elegir las más adecuadas para tus necesidades? Te lo explicamos en el siguiente párrafo. 

Compresas postparto: cuáles elegir

La elección de las compresas postparto debe hacerse con cuidado para garantizar la máxima comodidad sin molestias ni inconvenientes.  

Además de contener las perdidas, las compresas posparto deben ser cómodas e hipoalergénicas, sobre todo porque algunas mamás tienen heridas por episiotomías o laceraciones espontáneas. 

Veamos qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir la mejor compresa postparto. Considera que las compresas también son los mismas para el parto por cesárea. 

Dimensiones y absorción

El tamaño y el nivel de absorción de las compresas postparto deben elegirse en función de la cantidad de pérdida, que depende de factores personales y del momento concreto. Inmediatamente después del parto, las pérdidas son más abundantes y se necesita una compresa de mayor contención. Por este motivo, a muchas madres les viene mejor el uso de compresas con forma de braguita durante los primeros días. 

En el paquete encontrarás un símbolo que te ayudará a saber la capacidad de absorción de cada modelo. 

Materiales hipoalergénicos 

La elección del material es un aspecto muy importante para la comodidad: una buena compresa posparto debe ser de un material hipoalergénico que garantice el máximo respeto a la flora vaginal, para no incurrir en problemas desagradables como infecciones o irritaciones.  

Es preferible utilizar materiales naturales como el algodón y el bambú, que permiten que la piel respire. Los materiales utilizados en las compresas tradicionales pueden causar molestias (picor, pequeñas llagas, enrojecimiento) si se utilizan durante un mes o más de forma seguida. 

Desechables o reutilizables 

Las compresas posparto pueden ser desechables o reutilizables, y pueden lavarse a máquina o a mano. Además de ser respetuosas con el medio ambiente, las compresas lavables son muy suaves con la piel, ya que están fabricadas con fibras naturales, 100% algodón o bambú. 

Clásicas o braguitas 

Existen dos tipos principales de compresas postparto en el mercado: las primeras tienen la forma de las clásicas compresas para la menstruación, con o sin alas. Las compresas postparto con forma de braguita están hechas de malla elástica o de material absorbente. Se ajustan igual que las braguitas y por su naturaleza, tienen más capacidad de contención.  

A continuación, evalúa el tipo de perdida y elige la que consideres más apropiada. Muchas mujeres prefieren utilizar las braguitas postparto durante los primeros días para evitar el riesgo de fugas. 

Bragas absorbentes postparto

La situación de cada mujer es diferente, pero normalmente durante la primera semana después del parto el flujo es abundante y de color rojo intenso. Poco a poco, los coágulos de sangre se reducen y la secreción se vuelve de color rosado, al cabo de un par de semanas se vuelve blanquecina y menos abundante. 

Precisamente en estas primeras semanas resultar más cómodo llevar una braguita en lugar de la clásica compresa. Es una elección personal en función de cómo te sientas más protegida y cómoda, pero las alas pueden rozar los puntos y causar molestias. Las braguitas, en cambio, además de evitar las pérdidas, contienen el abdomen de forma óptima y te hacen sentir protegida. 

Hay dos tipos: de material absorbente, como un pañal, pero más práctica y menos voluminosa, o con estructura de malla, que permite el paso del aire.  

En particular, la braguita de malla es especialmente adecuada en el caso de cesáreas, la estructura transpirable favorece la cicatrización. 

 

El periodo que sigue al nacimiento de un bebé está lleno de alegrías y emociones, pero puede ser muy delicado, además de algunos fenómenos físicos un poco molestos, como las pérdidas postparto, puede haber dificultades relacionadas con la lactancia, la falta de sueño, la preocupación de no ser lo suficientemente buena madre y toda una serie de ansiedades y miedos que dependen del gran cambio que se está viviendo.  

Por eso es muy importante saber escucharnos y dar a nuestro cuerpo el tiempo que necesita para volver a la "normalidad". 

Tu próxima lectura

Recomendada por las mamás Koala