Ir directamente al contenido

Envío gratuito para pedidos superiores a €25

Iniciar sesión
Crear cuenta
¿Olvidaste tu contraseña?
Registrarse
Iniciar sesión
Este campo es obligatorio
Restablecer tu contraseña
Te enviaremos un correo electrónico para restablecer tu contraseña
¡Abróchate el cinturón!

Ahora existe Koala Driving Belt ¡el cinturón de seguridad para embarazadas!

Salud del bebé
|
15 de junio de 2022

Plagiocefalia: ¿cuáles son las consecuencias si no se trata? 

La plagiocefalia posicional, también conocida como síndrome de cabeza plana, es algo que no debe tomarse a la ligera, porque en los casos graves puede provocar retrasos en el desarrollo del niño. ¿Cuáles son las consecuencias de la plagiocefalia? Continúa leyendo para saber más. 

¿Qué es la plagiocefalia y cuáles son sus causas? 

No es infrecuente que los recién nacidos tengan la cabeza aplanada de un lado o en la parte posterior, sobre todo en los últimos años, en los que la plagiocefalia ha experimentado un importante aumento de casos, el 48% (según datos de las Observaciones de la Academia Americana de Pediatría sobre un reciente aumento de la plagiocefalia sin sinostosis). 

Las deformaciones del cráneo del bebé pueden deberse a diversas causas, ya sea antes del nacimiento, relacionadas con el parto o a factores que dependen de los hábitos adquiridos durante los primeros meses de vida. 

La cabeza de los bebés es delicada y maleable para permitir el paso por el canal del parto y adaptarse al crecimiento del cerebro, que cuadruplica su tamaño durante los dos primeros años de vida. 

Al nacer, los huesos del cráneo aún no están soldados entre sí, sino que están unidos por formaciones de tejido fibroso, las famosas fontanelas. Poco a poco las fontanelas se cierran, sustituyendo el tejido fibroso por uno óseo. 

Esto explica por qué es tan frecuente el aplanamiento lateral o posterior del cráneo en los bebés: al pasar tantas horas al día (tanto dormidos como despiertos) tumbados de espaldas, su cabecita, que aún es tan delicada y maleable, tiende a aplanarse. 

No es casualidad que los casos de plagiocefalia hayan aumentado exponencialmente desde que las directrices de la OMS recomiendan mantener a los bebés en posición supina en todo momento para reducir la muerte súbita del lactante.  

Las directrices de la OMS han reducido las muertes en la cuna en un 60%, por lo que es de suma importancia consultarlas y seguirlas fielmente. Sin embargo, deben tomarse medidas para prevenir la aparición de la plagiocefalia o para tratarla si ya está presente.  

Son pequeños pero importantes hábitos, que puedes leer en 10 consejos para prevenir y mejorar la plagiocefalia posicional en los primeros meses de vida, por la fisioterapeuta Bonanno. 

¿Braquicefalia o Plagiocefalia? La diferencia entre los dos 

Antes de continuar, es bueno aclarar cuándo se habla de Plagiocefalia y cuándo, de Braquicefalia. Ambas son deformaciones del cráneo que pueden deberse a las mismas causas, la diferencia está en la naturaleza del propio aplanamiento. 

Técnicamente, se habla de braquicefalia posicional cuando el aplanamiento afecta a la parte posterior de la cabeza que, al observarla, parece más corta de lo normal. La palabra Braquicefalia, de hecho, viene del griego y significa cabeza corta. 

La plagiocefalia, del griego "cabeza oblicua", es el aplanamiento lateral del cráneo, que es más frecuente porque los bebés suelen estar girados hacia su lado preferido. Esto puede depender de la posición de la cuna en relación con el lugar en el que se encuentran la mamá y el papá, o del lado en el que lo suelen coger en brazos. 

A menudo se asocia con tortícolis postural, lo que agrava aún más su extensión y complica su curso. 

Plagiocefalia: ¿hasta qué edad afecta a los niños? 

Se cree que la plagiocefalia posicional se resuelve espontáneamente durante los dos primeros años de vida. En realidad, no debe minimizarse pensando que se resolverá automáticamente de forma espontánea y sin ninguna intervención.  

En los peores casos, las deformidades craneales pueden provocar asimetrías permanentes y pueden estar asociadas a retrasos en el desarrollo. 

Los mejores resultados se obtienen interviniendo en los primeros seis meses de vida con tratamientos osteopáticos y poniendo en práctica ciertos trucos que la fisioterapeuta Bonanno comparte en 10 consejos para prevenir y mejorar la plagiocefalia posicional en los primeros meses de vida. 

Entre los remedios enumerados por Bonanno está la línea de almohadas para bebés Koala Perfect Head, diseñada con médicos y expertos en la materia para prevenir y tratar la cabeza plana. 

Las consecuencias de la plagiocefalia para el recién nacido 

Si tu hijo presenta un aplanamiento de la cabeza en la parte posterior o lateral, es conveniente que consultes cuanto antes al pediatra, que te proporcionará toda la información necesaria para evitar que la plagiocefalia se agrave y para ayudar a que la cabecita de tu pequeño vuelva a ser redonda como antes. 

En las formas más leves, la plagiocefalia no conlleva ninguna consecuencia para la salud del niño, mientras que en las formas más graves se han relacionado con: 

  • problemas de succión y lactancia bilateral 
  • trastornos del sueño 
  • irritabilidad 
  • dificultad para girar la cabeza hacia ambos lados 
  • problemas oclusales, masticatorios y de morfología dental 
  • tortícolis en bebés o problemas de desarrollo de la columna vertebral, como escoliosis y rotoscoliosis 
  • retraso en el desarrollo motor de los niños que han permanecido demasiado tiempo en posición supina y que han practicado poco tiempo boca abajo o tummy time, como la falta de desarrollo de la fuerza corporal y del tono muscular  

También hay que tener en cuenta el factor estético, es decir, la posibilidad de una asimetría permanente en la forma de la cabeza. 

Un excelente remedio para la plagiocefalia en los bebés es el uso de almohadas de la línea Koala Perfect Head: se tratan de dispositivos médicos diseñados para prevenir y tratar la cabeza plana en diversas situaciones cotidianas, desde el cochecito hasta el juego, desde la cuna hasta la lactancia. 

La información contenida en este sitio web es puramente informativa y en ningún caso sustituye la formulación de un diagnóstico o la prescripción de un tratamiento por parte de un médico. Te recomendamos que busques siempre el consejo de tu médico y/o especialistas.