Ir directamente al contenido

Envío gratuito para pedidos superiores a €25

Iniciar sesión
Crear cuenta
¿Olvidaste tu contraseña?
Registrarse
Iniciar sesión
Este campo es obligatorio
Restablecer tu contraseña
Te enviaremos un correo electrónico para restablecer tu contraseña
¡Adiós al peso de la barriguita!

Gracias a Koala Belly Band, la faja para embarazadas para vivir el día a día con ligereza.

Criar a un niño
|
17 de agosto de 2022

¿Mochila o fular portabebés? Consejos para elegir el accesorio adecuado

Estás buscando la respuesta a la eterna pregunta "¿Es mejor usar un fular o una mochila?". Los padres se dividen en dos categorías: equipo mochila y equipo fular. En realidad, uno no excluye al otro; de hecho, pueden coexistir felizmente. Lee nuestros consejos sobre cuál elegir entre los dos. 

¿Por qué utilizar una mochila o fular? 

No puede faltar una breve introducción sobre la comodidad del porteo y sus innumerables beneficios.  

Tanto si se trata de un fular como de una mochila, un buen soporte para llevar al bebé no sólo le permite caminar cómodamente con él y salvaguardar esa pequeña independencia que te permite tener las manos libres.  

También es importante para el bienestar, tanto físico como mental, del bebé y de los padres. Es mucho menos cansado que llevar al bebé en brazos y evitar el dolor de espalda. El bebé, por su parte, estará en contacto con mamá y papá (y sabemos lo importante que es la necesidad de contacto para un recién nacido), estando en una posición perfecta para recibir los estímulos adecuados y descubrir el mundo. 

Ayuda a construir el vínculo entre padres e hijos, sienta las bases para la independencia del niño y es un óptimo instrumento para prevenir la Plagiocefalia Posicional o la cabeza plana. 

¿Es mejor llevar un fular o un portabebés? 

El fular portabebés es un trozo de tela de unos 5 metros de largo que permite llevar a los bebés mediante anudados, que siguen el crecimiento del bebé. Al principio, el bebé será llevado de cara al pecho de mamá y papá, después podrá ser llevado de lado y cuando es más grande a la espalda. 

Es cómodo para el bebé y para quien lo lleva, porque sostiene y envuelve al bebé y ayuda a los padres a distribuir bien el peso. 

La mochila ergonómica es un portabebés estructurado, más rígido, con tirantes y correas, es mucho más fácil de llevar. El bebé puede ser llevado por delante o por detrás. 

Veamos juntos los factores en los que debes basar tu decisión para ver si te resulta más útil un fular portabebés o una mochila. 

La edad del niño 

El fular portabebés es sin duda el soporte más adecuado en las primeras semanas de vida, y también es ideal para los bebés prematuros. Esto se debe a que envuelve y sostiene al bebé de forma óptima y lo mantiene más en contacto con el pecho de mamá y papá que una mochila. 

Para los recién nacidos, la necesidad de contacto es fundamental, en primer lugar, porque viene del vientre de la mamá, donde se sentían seguros, mientras que el mundo exterior en el que se encuentran de repente está lleno de estímulos que aún no son capaces de manejar. 

Estar en un fular corazón con corazón con la mamá (y también con el papá) les hace sentirse de nuevo protegidos como cuando estaban en el vientre materno. Por eso el fular también tiene el poder de calmar el llanto vespertino. El contacto no es un vicio, sino que les ayuda a crecer con confianza e independencia. 

A medida que el niño crece, se vuelve más activo y quiere moverse más. Así, en el fular portabebés, le permite mover libremente las piernas, los brazos y la cabeza, puede resultar más cómodo. 

Otro elemento a tener en cuenta es que el fular respete la posición fisiológica del niño, manteniendo la espalda en su curvatura original y las piernas dobladas en forma de M. Esto ayuda a su correcto desarrollo motor.  

No se puede decir lo mismo de todas las mochilas, aunque algunos modelos incluyen un adaptador para bebés recién nacidos. 

El peso del niño 

También hay que tener en cuenta el peso del niño porque los soportes están indicados hasta un determinado número de kilogramos. 

Si bien es cierto que las mochilas pueden utilizarse durante más tiempo, los fulares elásticos son adecuados hasta los 9-12 kg del niño aproximadamente.  

La mochila es un soporte más rígido y estructurado y, por tanto, los tirantes ceden menos, por lo que puedes cargar hasta 20-22 kg. Obviamente, esto depende del modelo. Algunos son adecuados hasta los 15 kg, mientras que los llamados "toddler", que son más grandes y tienen un respaldo más alto, pueden llevar a los niños hasta los 5 años. 

Practicidad de uso 

Por supuesto, la mochila es mucho más fácil de usar: dos ganchos y ya está lista para explorar el mundo

En cambio, el fular requiere un poco más de tiempo para su colocación y, sobre todo, la voluntad de probar diferentes anudados. No todos los padres se sienten capacitados para acercarse al porteo más clásico, aunque da muchas satisfacciones. 

Pregúntate qué buscas y encontrarás el soporte adecuado para ti: ¿te gusta probar nuevos retos, tomarte tu tiempo y hacer las cosas despacio y bien, o siempre tienes prisa y buscas un soporte que se pueda colocar lo más rápido posible?  

Hay una tercera posibilidad. Koala Cuddle Band el fular para bebés que se lleva como una camiseta. Es una banda elástica preanudada con la comodidad de un portabebés. Así que no tienes que renunciar a nada. 

Pros y contras del fular portabebés y la mochila 

Vamos a hacer un pequeño resumen sobre cuáles son los méritos y deméritos de los fulares y las mochilas, para poder ayudarte a elegir entre uno y otro con toda la información que necesitas. 

¿Nuestro consejo? Utiliza ambos. El fular en los primeros meses (quizás un modelo fácil de colocar como Koala Cuddle Band), y luego cambia a la mochila cuando el bebé crezca. 

Las ventajas de fular portabebés 

  • Puede utilizarse desde los primeros días de vida, incluso con bebés prematuros. 
  • Permite un fuerte contacto entre los padres y el bebé, lo que mejora su vínculo y satisface la necesidad primaria de cercanía física del bebé. 
  • El tacto envolvente del suave tejido rodea tanto al porteador como al bebé con un ajuste perfecto. 
  • Es práctico para llevar a todas partes porque ocupa poco espacio y pesa poco. Sólo tienes que meterlo en tu bolso. 

Contras del portabebés 

  • No es fácil colocar a la primera. Se necesita algo de práctica para aprender los diferentes anudados. Una vez que le coges el tranquillo, es coser y cantar.  

Ventajas de la mochila 

  • Extremadamente práctico, se puede poner y quitar en segundos. 
  • La robustez, que da al porteador la impresión de una estabilidad extrema del bebé en su interior. 

Contras de la mochila 

  • En general, no es adecuado para los recién nacidos o los bebés muy pequeños, porque no respeta su fisiología natural, con la espalda curvada y las piernas dobladas. 
  • Más rígido que el fular, es menos ajustado para el bebé y hay menos contacto entre los padres y el bebé. 

 

Tanto si se elige un fular portabebés o una mochila, es importante valorar bien las características que tiene, empezando por la calidad de los materiales y la ergonomía del soporte: un tejido natural y orgánico que respete la piel del bebé, mientras que un soporte ergonómico es esencial para el correcto desarrollo motor del bebé.