Ir directamente al contenido

Envío gratuito para pedidos superiores a €25

Iniciar sesión
Crear cuenta
¿Olvidaste tu contraseña?
Registrarse
Iniciar sesión
Este campo es obligatorio
Restablecer tu contraseña
Te enviaremos un correo electrónico para restablecer tu contraseña
¡Abróchate el cinturón!

Ahora existe Koala Driving Belt ¡el cinturón de seguridad para embarazadas!

Salud de las mujeres embarazadas y de las nuevas mamás
|
5 de julio de 2022

Cómo tratar las grietas de la lactancia materna

Las grietas son un problema nada desdeñable, ya que son tan dolorosas que a menudo provocan la interrupción de la lactancia. En realidad, prevenirlas y tratarlas de forma natural es sencillo, si se sabe cómo. ¡Te lo contamos en los siguientes párrafos! 

¿Por qué 1 de cada 4 mujeres sufre de grietas en el seno? 

Casi todas las mujeres que dan el pecho experimentan dolor y sensibilidad extrema en los pezones, alrededor del 25% desarrollan fisuras en los senos

¿Qué son y de qué dependen? 

Las grietas son fisuras del pezón, muy dolorosas y sangrantes, que se forman en la mayoría de los casos debido a una sensibilidad anatómica particular de la madre combinada con un agarre incorrecto del bebé. 

Cuando el bebé está acoplado de forma efectiva y correcta, el pezón está cómodamente en contacto con su paladar blando en la parte posterior de la boca. Si, por el contrario, no está bien adherido, el pezón se sitúa más adelante en la boca y puede ser presionado contra el paladar duro, causando dolor. 

En el caso de las grietas, cada toma se convierte en una aflicción dolorosa, que puede hacer que la mamá abandone la lactancia.  

A menudo ocurre que la mamá tiene la intención de dejar de dar el pecho durante un corto periodo de tiempo, el necesario para que desaparezcan las grietas. En realidad, el resultado es la pérdida de leche, precisamente porque si el pecho no se estimula, tiende a dejar de producir leche. 

Así que suspender la lactancia es exactamente lo que no se debe hacer. Esto es, lo que, por otro lado, puede ayudarte a tratar las fisuras del pecho durante la lactancia. 

Remedios para tratar las fisuras mamarias (de forma natural)

No estamos aquí para explicarte por qué es importante dar el pecho hasta el sexto mes de vida, estamos seguros de que ya conoces las pautas del Ministerio de Sanidad. 

La lactancia es una experiencia diferente para cada mamá. Algunas dan el pecho hasta los 6 meses, otras hasta los 10 meses y otros hasta los 2 años. Algunas no pueden darlo. Pero para todas ellas, es una experiencia diferente. 

Amamantar a tu bebé conlleva algunas molestias, como el dolor en los pechos. Si te pilla desprevenida, el riesgo es que tengas que dejar de dar el pecho. Estamos aquí para asegurarnos de que estás ¡más que preparada! Esto es lo que debes saber para prevenir o tratar las grietas en los senos. 

Asegúrate de que el bebé se agarra bien al pecho 

La causa principal de la aparición de las grietas es una fijación incorrecta del bebé al pecho. 

El bebé debe estar colocado de forma que no tenga que estirar el cuello, y debe adherirse no sólo al pezón sino a toda la areola.  

Si tienes alguna duda sobre cómo colocar correctamente a tu bebé, o si tienes alguna dificultad o dolor, ponte en contacto con una matrona que podrá ayudarte de la mejor manera posible. 

La intervención de un profesional es esencial para cortar de raíz cualquier problema y hacer que la lactancia sea un proceso sin complicaciones. 

Mejor tomas cortas pero frecuentes 

Cuando aparecen grietas, el error más común es dejar de dar el pecho para permitir que el pezón se cure. En realidad, esto suele conducir a la pérdida de leche. 

Mucho mejor insistir, a pesar del dolor, y hacer las tomas cortas, pero más frecuentes, para que el bebé succione con menos fuerza

¿Qué ocurre si las grietas sangran? No hay que preocuparse si el bebé ingiere algo de sangre, porque se mezcla con la leche materna y no causa ningún problema. 

El aceite de almendras ecológico 

Uno de los remedios naturales más eficaces para tratar las grietas en el seno es el aceite de almendras dulces ecológico que tiene una acción calmante, emoliente y nutritiva

Mejor aún si se combina con el aceite de Vitamina E como en el aceite de vitamina E orgánica de Koala Skincare: ¡una auténtica panacea para todas las irritaciones de la piel! 

Masajea el pezón con tu leche  

Tu leche es mucho más eficaz que las cremas y los desinfectantes, que entre otras cosas pueden alterar el sabor. 

Para acelerar la curación de las fisuras, masajea el pezón con unas gotas de leche después de la toma. Déjalo actuar y luego sécalo al aire

La leche materna contiene anticuerpos y sustancias que estimulan la recuperación y la cicatrización de la epidermis, al mismo tiempo que ejercen una acción antibacteriana. 

Las pezoneras de plata  

Son gran ayuda no sólo en el tratamiento sino también en la prevención de las grietas en los senos, las pezoneras de plata de Koala son esenciales para todas las mamás

Con sus extraordinarias propiedades desinfectantes y antibacterianas, son un verdadero alivio para las irritaciones del pezón y tienen una sorprendente acción curativa. 

Le aconsejamos que las utilice como medida preventiva desde unos días antes de la fecha prevista del parto: te ayudarán a evitar la aparición de fisuras. 

Porque las pezoneras de Plata Koala Silver Cups son lo que necesitas 

Las pezoneras de plata de Koala son un remedio eficaz contra el dolor de pecho y mucho más: protegen los pezones, especialmente delicados y sensibles durante la lactancia, del desagradable contacto con la ropa. 

Además de su acción curativa, debido a las propiedades curativas, antibacterianas y desinfectantes de la plata, son una excelente forma de prevención. 

¿Cómo se utilizan?  

Después de dar el pecho, masajea el pezón con unas gotas de tu leche y deja que se seque al aire, luego coloca las copas en los pezones de forma que queden entre la piel y el sujetador. 

Son inodoras e insípidas, por lo que sólo hay que retirarlas justo antes de la toma, ya que no alteran el sabor de la leche. 

Las copas de plata Koala tienen una forma anatómica y cómoda, ni siquiera sabrás que las llevas puestas. Y nadie más lo hará, porque son invisibles bajo tu ropa

 

La lactancia materna es un momento único para compartir entre la mamá y su bebé, pero no está libre de desafíos. Si quieres amamantar a tu bebé, no te rindas ante las dificultades que encontrarás en el camino, como las fisuras mamarias. ¡Aguanta y encontrarás la solución! 

Tu próxima lectura