Ir directamente al contenido
🎁 Añade tus productos favoritos al carrito y recibe fantásticos regalos!
Iniciar sesión
Crear cuenta
¿Olvidaste tu contraseña?
Registrarse
Iniciar sesión
Este campo es obligatorio
Restablecer tu contraseña
Te enviaremos un correo electrónico para restablecer tu contraseña
Love making in pregnancy: yes or no?
Consejos para los futuros padres
|
13 de febrero de 2024

Relaciones sexuales durante el embarazo ¿sí o no?

Sobre embarazo y sexo aún no se habla lo suficiente. Los futuros padres deben tener la información adecuada, porque es un aspecto muy importante en la vida de una pareja. ¿Se puede tener relaciones sexuales durante el embarazo? ¿Es cierto que hacer el amor ayuda al parto? ¿Daña al bebé? ¡Aquí tenemos todas las respuestas que buscas! 

¿Se puede hacer el amor durante el embarazo?

Desterremos un falso mito, ¡no es cierto que no se puede hacer el amor durante el embarazo! 

Pero sí, que es cierto, que en determinados casos hay que suspender las relaciones sexuales, si hay riesgo de aborto o de parto prematuro, si hay placenta previa, si el cuello del útero está demasiado dilatado... pero, son casos raros, ¡y tu médico te dirá claramente cuando no correr riesgos! 

En general, hacer el amor durante el embarazo es bueno, ¡de hecho muy bueno!, tanto físico como emocionalmente. 

El sexo durante el embarazo produce hormonas, como las endorfinas, que ayudan a reducir el dolor, reforzar el sistema inmunitario y reducir el estrés. 

Sin olvidarnos de que también es igual de bueno e importante para la relación de pareja. 

Por qué es bueno hacer el amor durante el embarazo, todos los beneficios

En la página 75 de las Directrices sobre el embarazo fisiológico del Ministerio de Sanidad italiano, se recogen los resultados de un estudio sobre las relaciones sexuales durante el embarazo, mantener relaciones sexuales una o dos veces por semana se asocia a una menor incidencia de partos prematuros. La incidencia disminuye aún más si las relaciones sexuales son tres o cuatro veces por semana. 

Hacer el amor durante el embarazo también sirve para otras cosas: 

 

Mantiene activos los músculos del suelo pélvico preparándolos para el parto, especialmente durante el último periodo de gestación. Igual que la gimnasia del suelo pélvico, como te explicarán en el curso prenatal. 

 

Durante las relaciones sexuales, la placenta, y por consiguiente el bebé, recibe más oxígeno. 

 

La actividad sexual produce las "hormonas del bienestar", como las endorfinas, que ayudan a reducir el dolor, fortalecen el sistema inmunitario y reducen el estrés (y parte de la ansiedad fisiológica que todas las madres experimentan). 

 

Tiene un efecto positivo en la vida de una pareja, en primer lugar, porque mantiene un aspecto importante de la relación. Pero no sólo eso.

 

Puede ayudar a la futura madre, que está experimentando muchos cambios físicos, a seguir sintiéndose guapa y deseada. 

 

Puede ayudar al futuro padre a no sentirse marginado por la llegada del bebé y, por el contrario, a ser parte activa de la espera. 

 

Ayuda a dar a luz cuando se ha llegado a término, por lo que, junto con una actividad física saludable, es el método más recomendado por las matronas para facilitar el parto. 

¿Es cierto que hacer el amor durante el embarazo ayuda en el parto?

No hay pruebas científicas que demuestren que las relaciones sexuales durante el embarazo favorezcan la inducción del parto, pero parece ser uno de los métodos naturales más eficaces.  

Tanto es así que es el consejo más recurrente de las matronas, junto con la actividad física saludable. (Puede que luego mencionen otros remedios como las hojas de frambuesa, el aceite de ricino, el masaje con granos de arroz...). 

El líquido seminal contiene una pequeña cantidad de prostaglandinas, una sustancia que ayuda al útero a prepararse para el parto. Y que, de hecho, en dosis mucho mayores, se utiliza para la inducción farmacológica del parto. 

La estimulación del pezón y los genitales puede inducir la liberación de oxitocina de la hipófisis posterior, provocando contracciones uterinas, sólo en la fase en que el parto está próximo. 

No existe riesgo de parto prematuro por mantener relaciones sexuales durante el embarazo.  

No es peligroso para el niño, desvelamos el mito

Mantener relaciones sexuales durante el embarazo no es peligroso para el bebé. El feto está envuelto por la placenta y el líquido amniótico, perfectamente aislado del mundo exterior. 

De hecho, ¡podemos decir que también es bueno para él! 

Durante el coito, los músculos pélvicos reciben más sangre, por lo que la placenta, y por tanto el bebé, reciben más oxígeno.  

Además, las contracciones provocadas por el orgasmo fortalecen el músculo uterino y lo preparan para el parto. 

Sexo durante el embarazo en el primer trimestre

En cuanto te enteras de que estás embarazada, es normal que durante unos días te muevas con un poco más de circunspección, sin saber qué puede ser peligroso y qué no. Una de estas preocupaciones se refiere a la esfera sexual: ¿se puede hacer el amor en las primeras semanas de embarazo?  

¡Claro! ¡No es cierto que en los primeros meses haya que estar debajo de una bola de cristal, amenaza de aborto! 

Así que, a menos que tu ginecólogo te diga lo contrario, relájate y disfruta de este momento junto a tu pareja. 

Aunque, todo hay que decirlo, el primer trimestre suele traer consigo una fuerte disminución del deseo sexual, tanto por los cambios hormonales como porque a menudo viene acompañado de las náuseas, los vómitos y el cansancio.  

Sexo durante el embarazo en el segundo trimestre

En el segundo trimestre, suele ser testigo de un florecimiento general en la futura madre (entre la desaparición de las náuseas, la disminución del cansancio y el final del periodo más crítico), el deseo de hacer el amor vuelve y, a menudo, se vuelve incluso aumenta

Por fin te sientes mejor, tú misma de nuevo, y, de hecho, te ves más guapa: tu piel está resplandeciente, tu pelo brillante, tus pechos más grandes... 

Además, el aumento del flujo sanguíneo en la zona íntima favorece e intensifica el orgasmo. 

El segundo trimestre puede ser un momento mágico para la intimidad.  

¿Hasta qué mes de embarazo se pueden mantener relaciones sexuales?

La actividad sexual durante el embarazo puede continuar hasta el final, ¡si quieres! (Siempre, salvo indicación contraria de tu médico). 

Sin embargo, a menudo el deseo disminuye en el último trimestre, tanto en la futura madre como en el futuro padre. 

Como hemos visto, el deseo sexual de una mujer embarazada es muy errático porque en él influyen muchos factores: el bienestar físico, las hormonas, el bienestar emocional... 

Normalmente, en el tercer trimestre te sientes pesada, hinchada y poco en sintonía con tu cuerpo, que ha cambiado tanto. Al sentirte menos atractiva, el deseo sexual cambia en consecuencia. 

El padre, por su parte, puede sentirse un poco cohibido ante la idea de que nazca el bebé, tener miedo de hacerle daño con la penetración o empezar a ver a la madre más con un sentimiento de protección que de deseo. 

¿Es normal que aumente el deseo de hacer el amor?

 Es súper normal que aumente el deseo y te aseguramos que no estás sola. 

Las hormonas durante el embarazo pueden contribuir a aumentar el deseo sexual. Además, el aumento del flujo sanguíneo hace que las partes íntimas sean más sensibles y se exciten con más facilidad y puede que por eso descubras nuevas sensaciones y deseos. 

 

En resumen, es bueno tener relaciones sexuales durante el embarazo. Por supuesto, solo si te apetece.  

P.D. En algún momento, es posible que las posturas habituales resulten un poco incómodas y tengas que probar algo nuevo.

Tu próxima lectura