Ir directamente al contenido

💫 100% satisfecho o reembolsado
Devolución fácil hasta 30 días

Iniciar sesión
Crear cuenta
¿Olvidaste tu contraseña?
Registrarse
Iniciar sesión
Este campo es obligatorio
Restablecer tu contraseña
Te enviaremos un correo electrónico para restablecer tu contraseña
Lactancia y alimentación del bebé
|
26 de octubre de 2022

Pezoneras para la lactancia: para qué sirven y cómo usarlas

Las pezoneras son dispositivos, normalmente de silicona, que se colocan en el pezón para facilitar la lactancia en determinadas circunstancias. ¿Cuáles? ¿Son buenas para las grietas en el seno? ¿Y cómo se utilizan en el día a día? Continúa leyendo para saber más.

¿Qué son las pezoneras de lactancia?

Las pezoneras se colocan en el pecho durante la lactancia y simulan su forma para que ésta sea lo más natural posible. Así, el bebé puede alimentarse fácilmente y no se impide la estimulación sensorial del pecho, que es la base de la producción de leche.

El riesgo es que una vez que el niño se acostumbra a usarlas, no es fácil dejarlas (pero no imposible). Te contamos cómo hacerlo.

Pezoneras de silicona: ¿realmente es recomendable su uso?

En algunos casos, las pezoneras pueden servir de apoyo en los primeros días de lactancia. Por ejemplo, en presencia de un pezón introflexionado o plano, con dificultades para amamantar al bebé. O para el cambio al pecho de un bebé que viene de cuidados intensivos y ha sido alimentado con biberón.

Sin embargo, antes de decidirse a utilizarlas, es necesario consultar a un profesional que pueda darte toda la información necesaria y te diga si es recomendable o no en tu caso concreto.

El riesgo es que se vea como un “accesorio” para simplificar la experiencia de la lactancia, mientras que su uso no debe tomarse a la ligera porque puede tener algunas desventajas.

Chiara Losa, enfermera pediátrica y consultora de lactancia IBCLC, subraya que "el uso de las pezoneras debe considerarse un último recurso cuando otros intentos han fracasado y, en cualquier caso, debe ser temporal". *

¿Cuáles pueden ser las desventajas?

Puede ocurrir que un bebé acostumbrado a la pezonera no sepa agarrarse bien, que sólo se agarre a la tetina de silicona y no a la areola, como debería. Esto aumentaría la posibilidad de que se produzcan rojeces, ingurgitación, mastitis...

Cómo colocar las pezoneras

Para colocar las pezoneras de silicona, tira de las alas laterales y empuja la parte central hacia fuera hasta que casi se de la vuelta. A continuación, coloca la parte central en la tetina y suelta las alas, deben encajar bien formando un efecto al vacío.

Para que se adhiera fácilmente, puedes humedecerlas con agua tibia antes de colocarlas.

¿Cómo sabes que las pezoneras están bien colocadas?

Deben pegarse bien durante la toma, sin necesidad de sujetarlas con las manos.

¿Cómo se quitan las pezoneras?

Basta con quitar el efecto de vacío y luego tirar hacia fuera, posiblemente presionando el centro o abriendo las alas.

Cómo desinfectar las pezoneras

Para desinfectar las pezoneras, te aconsejamos que sigas las instrucciones del fabricante que figuran en el folleto de instrucciones.

Sin duda, debes desinfectarlas antes de usarlas por primera vez y lavarlas al menos una vez al día con agua tibia y jabón neutro.

Las pezoneras de silicona también pueden lavarse en el lavavajillas, pero es mejor evitar ponerlas junto a sartenes grasientas.

Algunos modelos de pezoneras están equipados con un estuche higiénico especial, que permite desinfectarlas en el microondas.

¿Para qué sirven las pezoneras de plata?

Las pezoneras de plata como Koala Silver Cups ayudan a prevenir y tratar las grietas en el seno y a proteger los pezones del dolor de la lactancia.

No se utilizan durante la lactancia, sino entre las tomas. Basta con colocarlas entre el pezón y el sujetador y retirarlas justo antes de darle la toma al bebé. Son completamente inodoras e insípidas y libres de níquel.

Su forma anatómica hace que sean muy cómodas de llevar y son invisibles bajo la ropa. Por eso puedes llevarlas siempre que quieras, en casa y fuera de ella, sintiéndote completamente cómoda.

Son un producto indispensable para las nuevas mamás porque mantienen a un lado las molestias y tienen una acción antibacteriana, cicatrizante y desinfectante.

Cómo quitarle el hábito del uso de la pezonera al bebé

Aunque las pezoneras intentan simular la naturalidad de la lactancia, en realidad se colocan entre la areola de la mamá y la cavidad bucal del bebé y el movimiento de succión no es exactamente el mismo.

Una vez que el bebé se acostumbra a su presencia, puede que no sea tan fácil retroceder. Aquí tienes algunos consejos que pueden ayudarte:

  • No te desanimes al primer intento. Si el bebé rechaza el pezón natural, vuelve a intentarlo de nuevo la próxima vez
  • Empieza la toma con pezonera y luego retíralas cuando el bebé se tome un pequeño descanso
  • Inténtalo cuando el bebé acabe de despertarse o durante las tomas nocturnas, ya que está menos alerta y le prestará menos atención
  • Busca el mayor contacto piel con piel posible con él, incluso utilizando el fular portabebés.

Si buscas un remedio para las grietas en el seno, lo que necesitas no son las pezoneras de silicona, sino las pezoneras de plata Koala Silver Cups.

Es cierto que las pezoneras pueden hacer que la lactancia sea menos dolorosa en presencia de fisuras, simplemente porque se interponen entre el pezón y la succión, pero también pueden empeorar la situación. Además, no tienen ninguna acción curativa real.