Ir directamente al contenido
Consigue tus regalos por compras superiores a 60 euros
Iniciar sesión
Crear cuenta
¿Olvidaste tu contraseña?
Registrarse
Iniciar sesión
Este campo es obligatorio
Restablecer tu contraseña
Te enviaremos un correo electrónico para restablecer tu contraseña
Consejos para los futuros padres
|
28 de septiembre de 2022

Muselina y Swaddle: cómo envolver a un bebé recién nacido

La técnica de envolver a los bebés es muy antigua y está muy extendida entre culturas muy diferentes. ¿Por qué se utiliza para envolver a un bebé recién nacido una mantita de algodón, como una muselina ? ¿Y cómo se hace correctamente para que el bebé esté cómodo y seguro? Continúa leyendo para saber más. 

¿Cuáles son los beneficios de envolver al bebé? 

El estar envuelto tranquiliza al bebé. 

Induce al sueño. 
Calma los cólicos. 

¿Cuál es su secreto? 

El bebé acaba de salir del vientre materno, donde se estaba calentito, se sentía protegido y donde el espacio estaba a su medida. El nuevo mundo es enorme para él, lleno de luz y estímulos que no sabe cómo manejar y que aún no es capaz de controlar. 

En este caso, envolverlo le ayuda a recuperar la contención a la que está acostumbrado, tranquilizándole y haciéndole sentir de nuevo protegido. 

El swaddle o envolver al bebé es una práctica muy habitual porque ayuda a conciliar el sueño, sobre todo cuando está agitado y en pleno ataque de llanto.  

También inhibe el reflejo de Moro que hace que los bebés se despierten de repente en medio del sueño y ayuda con los cólicos gracias al calor del cuerpo envuelto. 

Todos los pasos para envolver a un bebé recién nacido 

¿Qué necesitas para envolver a tu bebé recién nacido? Una mantita suave, ligera y fina. Mucho mejor si es de algodón, un material orgánico y transpirable que además respeta la delicada piel del bebé. El tamaño debe ser de al menos un metro por un metro.  

Como  Koala Soft Touch 120x120, que fue creado precisamente como muselina para envolver y como cobertor de lactancia. 

Antes de empezar, algunas pautas que debes recordar: 

  • La cara y el cuello del bebé deben permanecer fuera del envoltorio 
  • La muselina no debe estar demasiado apretada, el bebé debe sentirse contenido pero al mismo tiempo cómodo 
  • Las piernas deben tener espacio para extenderse y flexionarse 

Te contamos como envolver a un bebé paso a paso: 

  1. Coloca la muselina sobre una superficie plana para formar un rombo, con el pico inferior apuntando hacia ti. Ahora dobla la esquina superior sobre sí misma, de modo que la manta cree la forma de un diamante. 
  2. Coloca al bebé encima de la muselina, el cuello debe estar en el pliegue de la parte superior. 
  3. Coloca suavemente el brazo derecho del bebé sobre su costado, o doblado sobre su tripita, manteniéndolo quieto. Coge el lado derecho de la manta y envuélvela alrededor del cuerpo del bebé, doblándola bajo su espalda. La manta debe estar lo suficientemente apretada para sujetar el brazo en el lateral. 
  4. Repite la misma operación con el brazo izquierdo y el lado izquierdo de la mantita. En este punto debe tener un vendaje en forma de V en el pecho del bebé. 
  5. Coge el extremo inferior de la muselina y dóblalo hacia arriba, metiéndolo debajo de las piernas y la espalda del bebé. También puedes doblar el extremo inferior de la muselina hacia arriba, aproximadamente a la altura del pecho del bebé, y luego coger el pico izquierdo, tirar de el hacia la derecha y meterlo bajo la espalda del bebé. 

¿Hasta cuándo se puede practicar el swaddling? 

La técnica de envolver o swaddling, se recomienda especialmente en las primeras semanas de vida, desde los primeros días.  

Es precisamente en ese momento cuando el bebé más necesita sentirse arropado y protegido, porque es su primer acercamiento al espacio exterior, que es mucho más grande que el mundo que ha conocido hasta ahora, es decir, el vientre de su madre. 

Por lo general, se deja de envolver a un recién nacido a partir del tercer mes, cuando el bebé empieza a tomar conciencia del espacio y sufre menos miedo a las alturas. Además, es correcto dejarle experimentar y desarrollar la coordinación de movimientos. 

Las muselinas de algodón Koala son perfectas para envolver a los recién nacidos 

Koala Soft Touch 120x120 son un accesorio indispensable para los futuros papás, para  envolver a su bebé en el suave abrazo de la muselina Koala y así podrán hacer frente a cualquier pequeña crisis.  

El bebé se sentirá tan seguro como dentro de la barriguita y se dormirá plácidamente. 

Fabricados en algodón orgánico 100% con certificación GOTS, permanecen suaves y esponjosas lavado tras lavado para garantizar el máximo confort del bebé en todo momento. 

Cuando estés fuera de casa, puedes utilizar las muselinas Koala 120x120 como cobertor de lactancia para crear un ambiente íntimo y acogedor en cualquier lugar. Sólo tienes que abrochar el lazo alrededor de tu cuello y cubrir al bebé y a ti. 

 

¿Sabías que hay otros dos tamaños de muselinas Koala Soft Touch? El tamaño  30x30  es perfecto como baberos, paño para el regurgito y para las babas de dentición, mientras que el tamaño 80x80 pueden utilizarse como fundas para el cambiador, toallas para la ducha o mantita para las noches más frescas. 

Tu próxima lectura