MaternidadRecién nacidos

Volver a casa después del parto: todo lo que debes saber

Estas al final del embarazo y aún no estás segura de cómo organizar la vuelta a casa después del parto?
¡Aquí encontráis toda la información que necesitas!

Volver a casa después del parto: todo lo que debes saber

La última vez que saliste de casa estabais tú, tu pareja y una gran barriga. Ahora sois tres: un recién nacido que probablemente dormirá pacíficamente en su cuna y dos adultos contentísimos… y con un millón de preguntas!

Cuando regresas a casa después del parto es cuando de verdad empieza tu vida de madre. Una vida, de la que aún no sabes bien lo que te puedes esperar , por mucho que hayas leído  y te hayas informado. Desde el primer momento con tu bebé has podido notar cuánto es diferente la práctica de la teoría … o al menos es más intensa, más caótica y más humana!

Los primeros días con el recién nacido no solo tendrás que aplicar lo que has leído en los libros, lo que te han sugerido o lo que te han aconsejado. En juego están también las emociones: fuertes, nuevas, asombrosas y en ocasiones difíciles de manejar.

¿Cuál es la mejor manera de prepara la vuelta a casa después del nacimiento? ¿Puedes adelantar algo  para facilitar esta nueva etapa? ¿Cómo te imaginas las primeras semanas los tres en casa?

¡Con este artículo tratamos de aclararte algunas dudas!

Vuelta a casa después del parto: Qué preparar con anticipo.

Una de las mejores cosas que hacer es preparar la casa antes del parto, de tal manera que cuando volváis a casa con el bebé no tengas que preocuparte de nada.

Aprovecha las últimas semanas del embarazo, para que los espacios no solo sean acogedores, sino también funcionales para todo lo que vendrá  después.

Comienza por un principio básico: tanto para ti como para el bebé  es aconsejable que haya diferentes lugares para cada tarea. – Uno para la lactancia, otro para el cambio y el baño, otro para dormir, otro para jugar (aunque este te servirá cuando sea grande).

En cada uno de estos espacios tendrás que tener a mano todo lo que necesites. Tienes que dedicarle muchas horas al bebé y habrá días que lucharas contra el cansancio… por eso, es mejor hacer la vida más simple, y así evitar correr por toda la casa buscando lo que te sirve.

Resumiendo es aconsejable  prepara los “rincones”, así estarán listos cuando volváis a casa después del parto.

Rincón de lactancia.

Elige un sillón, un sofá o una mecedora. Cualquier cosa con la que te encuentres cómoda, porque pasarás muchas horas los primeros meses!  Coloca cerca el cojín de lactancia, que te hará la vida más fácil, además de baberos, toallas, recipientes para guardar la leche materna, toallitas y las pezoneras de plata para usarlas después de dar el pecho y así evitar la aparición de fisuras en los senos. Asegúrate de tener un sujetador de lactancia limpio y listo para usar en casa;  será muy útil para no  hacer maniobras cada vez que tengas que darle el pecho.

Rincón del cambio

Lo ideal es que el cambiador esté en el baño, para que se pueda pasar fácilmente del lavabo a la bañera y de esta al cambiador. También en este caso los productos tienen que estar al alcance: pañales, jabón neutro, crema hidratante, aceite nutritivo de almendras, toallas, toallitas, lo necesario para la cura del ombligo y obviamente bodys y ropita.

Rincón del sueño

Seguramente has preparado una habitación maravillosa, pero durante los primeros días (y meses) en casa con el recién nacido, es más cómodo que duerma en vuestra habitación . No importa si es en un cuco, una cuna pegada a vuestra cama o en una camita . En cualquier caso crea un ambiente acogedor para dormir, con colores neutros y cortinas opacas: todo esto ayudará a mejorar la calidad del sueño del bebé y el tuyo!

Primeros días en casa con el recién nacido.

A pesar de lo que has podido preparar antes, cuando es el momento de volver a casa después del parto, te sentirás con un mix de emociones y sentimientos que pueden parecer inmanejables.

Enfréntalos uno a la vez, poniendo siempre en primer lugar a tu hijo y a ti y de esta manera seguro que juntos los superaréis.

Las visitas.

Los primeros días en casa con el bebé seguramente te gustaría pasarlos descansando y cuidando de él. Obviamente debes hacerlo!

Si aparecen demasiados familiares, amigos, vecinos y conocidos, se presentan en casa para conocer al nuevo miembro de la familia, pero te sientes cansada y en ese momento no tienes ganas de visitas, puedes decirlo claramente. Seguramente lo entenderán y podrán volver en otro momento.

El orden de la casa

Si tienes que ocuparte de las tareas diarias procura no exagerar: nadie morirá por notar un poco de polvo o por no ver un pavimento brillante.

Haz solo lo que puedas, a tu ritmo, aprovechando los momentos en los que el bebé esta reposando. Tu casa está bien así, pero si realmente te molesta verla así, pide ayuda a tu pareja, o a vuestros padres.

Preparar a los hermanos… o a los amigos con cuatro patas  para la llegada del bebé.

Si no es el primogénito y en casa ya hay un niñ@ con “pelusa”, es bueno prepararlo para afrontar la llegada a casa después del parto de tal manera que no haya relaciones negativas.

Puede que te sorprenda, pero la preparación que debes seguir para preparar a tu hijo del nacimiento de un hermanitoes muy similar a la de preparar a tu perro para su primer encuentro con el bebé. Naturalmente es un trabajo que debe comenzar durante el embarazo, así la vuelta a casa después del parto será mucho más fácil.

La última cosa que quiero contarte y no por eso la menos importante es que un recién nacido está bien cuando está bien su madre. No pierdas de vista tu bienestar y tus necesidades, incluso en los primeros días en casa con tu pequeño.

Si necesitas descansar hazlo, si necesitas ayuda pídela a tu pareja o a las personas más cercanas a ti. Respirar profundamente y sonríe. ¡La aventura más emocionante de tu vida está empezando!

Ve al artículo siguiente