EmbarazoMaternidad

Todo lo que debes saber sobre el dolor de espalda durante el embarazo

El dolor de espalda durante el embarazo es un problema poco preocupante pero muy común. Piensa que afecta a más de la mitad de las mujeres embarazadas … así que, si tú también lo padeces, ¡no te sientas sola!

mamma incinta lavora su cuscino koala hugs

El dolor de espalda durante el embarazo es un problema poco preocupante pero muy común. Piensa que afecta a más de la mitad de las mujeres embarazadas … así que, si tú también lo padeces, ¡no te sientas sola! 

Suele ser un dolor de espalda lumbar, en la parte inferior, o incluso localizado en la pelvis. Cuando el nervio ciático está involucrado, el dolor también puede irradiarse en las piernas. 

Está claro que es un “compañero de aventuras” desagradable, porque lo es, pero hay buenas noticias: solo necesitas saberlo, saber prevenirlo y afrontarlo lo mejor que se pueda  podrás intentar deshacerte de él sin demasiado esfuerzo. 

En este artículo, encontrarás todo lo que necesitas saber sobre el dolor de espalda durante el embarazo y sus posibles remedios. ¡A disfrutar de la lectura! 

Dolor de espalda, sus causas y explicaciones 

Puede que ya lo hayas notadoel dolor de espalda en el embarazo no es constante y está presente desde el principio hasta el final de los 9 meses. ¡Menos mal! 

Salvo en casos raros, es una molestia que aparece especialmente a partir del 5º / 6º mes de gestación. La razón es muy simple, ya que a medida que crece la barriguita sube de peso también la mamá, el centro de gravedad del cuerpo se desequilibra y la curva natural de la columna cambia. Considera también que los abdominales son ineficaces a medida que la barriga crece … y podrás entender por qué la espalda sufre, eestas nuevas condiciones.  

Además, en vista del crecimiento del feto y de su futuro nacimiento, aumenta la producción de hormonas como el estrógeno y la relaxina. Por el nombre se puede adivinar su función: sirven para relajar los músculos de la columna vertebral y los ligamentos de la pelvis. Esto disminuye el soporte que se le da a la espalda y puede entrarte algo de incomodidad en la zona.   

Una mala postura también puede causar dolor de espalda durante el embarazo, al igual que estar de pie o acostada durante demasiado tiempo. ¡A nuestra columna no le gusta que estemos quietas! 

Si has sufrido dolor de espalda con anterioridadtienes más probabilidades de que te duela la espalda también durante el embarazo. Lo mismo podría sucederte si haces constantemente trabajos pesados, de mucho esfuerzo físico o psicológico. Sí, el estrés también puede causar tensión muscular y provocar dolor de espalda. 

En resumen, un “simple” dolor de espalda durante el embarazo puede tener causas muy diferentes. Sea cual sea el origen, es fundamental saber cómo afrontarlo o, mejor aún, cómo prevenirlo. 

Sigue leyendo y lo descubrirás. 

Dolor de espalda durante el embarazo¡es mejor prevenir que curar! 

Como en muchos otros casos, incluso cuando se trata de dolor de espalda durante el embarazo, la prevención es la mejor cura. Hay muchos trucos sencillos a los que prestar atención para no tropezar con esta molestia. Si ya la padeces, estos consejos te ayudarán a deshacerte de ella rápidamente y a volver a disfrutar de tu embarazo. 

Así que, te dejamos aquí un par de consejos que debes saber sobre la prevención y los remedios para el dolor de espalda. 

Mamma Hugs Grigio/Rosso - Koala Babycare

Actividad física 

En primer lugar, desde el comienzo del embarazo, es importante que realices actividad física con regularidad. Con gimnasia suave focalizada podrás fortalecer los músculos de la espalda, mientras que caminar o nadar mantendrá la columna vertebral en movimiento. Esta es, sin duda alguna, la forma más eficaz de prevenir el dolor de espalda durante el embarazo. 

Un ratito de pie, otro ratito sentada 

La segunda precaución que puedes tomar es no quedarte quieta durante mucho tiempo.  

Si el trabajo te obliga a estar de pie durante muchas horas, tómate un descanso de vez en cuando sentándote o haciendo estiramientos. Mientras estés de pie, trata de mantener una postura correcta, en la medida de lo posible (por ejemplo, apretar los glúteos ayudará a evitar que la espalda se encorve demasiado). 

Si tienes un trabajo sedentariodeberías ponerte un recordatorio cada media hora que le avise para que te levantes, estires las piernas y des un pequeño paseo. Mientras estés sentada, un buen hábito es mantener la espalda recta, con ambos pies apoyados en el suelo y una almohada para apoyar la zona lumbar. 

¿Y en la cama?  

Y hablando de postura, es fundamental adoptar una correcta postura incluso cuando estamos acostadasAdemás, pasamos alrededor de un tercio del total de las horas del día en la cama, por lo que dormir en la posición correcta es fundamental para prevenir el dolor de espalda durante el embarazo. 

¿Cómo puedes hacerlo?  

En primer lugar, no duermas boca arriba: en esa posición, el peso del bebé ejerce demasiada presión sobre la columna y los nervios. Es preferible acostarse de ladocon una almohada entre las rodillasque, a su vez, es mejor si están dobladas. A medida que te crece la tripita, también puede ser útil un soporte debajo y detrás de la espalda, para que puedas mantener la posición cómodamente durante la noche sin correr el riesgo de moverse. 

Es más complejo de explicar que de ponerlo en práctica: ¡afortunadamente hay cojines de embarazo que están pensados para ayudarte con eso también!  

Cuidado con los movimientos

Aprovecha el embarazo para ser más consciente de tus movimientos. 

No levanteobjetos pesados y, si tienes que levantar algo del suelo, agáchate flexionando las piernas, en lugar de doblar la espalda. 
Trata de no hacer movimientos bruscos; por ejemplo, no te levantes de la cama de golpe, dejando caer todo el peso sobre los riñones, hazlo poco a poco; primero gírate a un lado, pon los pies en el suelo y luego levántate con suavidad (una almohada de embarazo también podría ayudarte con esto). 

Es cuestión de zapatos 

Puede parecer obvio decirlo, pero es mejor aclararlo una vez más: ¡ponte un calzado cómodo 

No a los tacones altos y estrechos, sí a los zapatos con suela ancha y con algo de tacón, pero que no superen los 4 centímetros.
Tampoco son buenas las bailarinas, aparentemente cómodas, pero, en realidad no van a sujetarte bien el pie y, como consecuencia, tampoco la espalda. 

El peso ideal 

Trata de no aumentar demasiado de peso durante el embarazo, para no sobrecargar los músculos, el esqueleto y los ligamentos. Lo ideal sería no ganar más de 10 kg. 

Un apoyo adicional 

Cuando te haya crecido tanto la tripita del bebé que te sea difícil moverte, puedes plantearte ponerte una faja para mujeres embarazadas. Si eligeesta opción, trata de ponértela sólo durante el último trimestre para que, antes de esa fecha, tus músculos puedan fortalecerse lo suficiente como para soportar el peso del bebé cuando llegue.  

Si, aun siguiendo estos consejos, ves que sigue doliéndote mucho la espalda o no se te pasa, te recomendamos que contactes con tu médico de cabecera.  

Intentemos ser positivas, poniendo en práctica los consejos que acabas de leer, el dolor de espalda en el embarazo no será un problema… ¡podrás disfrutar del crecimiento del bebé en tu vientre enfocándote solo en los aspectos positivos de esta mágica experiencia! 

Ve al artículo siguiente