MaternidadNiños

Sus primeros pasos y sus grandes logros: cómo ayudar a tu bebé

Los primeros pasos son sin duda un momento emocionante para las mamás y los papás. A menudo nos preguntamos cómo podemos ayudar al bebé a aprender estas cosas con mayor facilidad, si hay zapatos especiales para que dé sus primeros pasos o tal vez juegos que lo guíen y que al mismo tiempo hagan que se lo pase bien. ¡Intentaremos responder a todo en este artículo! 

bebè primi passi

Su primera papilla, sus primeras palabras, sus primeros pasos, los papás tienen muchísimas ganas de que el bebé consiga estos pequeños pero grandes objetivos. Sin embargo, es importante que el deseo no se convierta en impaciencia, de hecho, cada niño, necesita su propio tiempo para alcanzar las diferentes etapas de su desarrollo. 

Los primeros pasos son sin duda un momento emocionante para las mamás y los papás. A menudo nos preguntamos cómo podemos ayudar al bebé a aprender estas cosas con mayor facilidad, si hay zapatos especiales para que dé sus primeros pasos o tal vez juegos que lo guíen y que al mismo tiempo hagan que se lo pase bien. ¡Intentaremos responder a todo en este artículo! 

Cuándo llegan sus primeros pasos y cómo comportarse 

Alrededor de los seis, hasta los diez meses de vida, el bebé comienza a explorar el mundo que lo rodea gateando de una manera divertida, y lo hace de manera cada vez más coordinada. Durante el mismo período, sus padres lo observan tratando de identificar las señales de que pronto dará sus primeros pasos. El deseo de verlo caminar es tan fuerte que también comienza la búsqueda de juegos, carritos, zapatos especiales y ejercicios que se puedan poner en práctica para agilizar el proceso y superar el miedo a que dé sus primeros pasitos demasiado tarde. 

En realidad, no hay una edad precisa para que el bebé dé sus primeros pasos, empezar a caminar está considerado algo completamente normal hasta los dieciocho meses. Por lo tanto, no tengas prisa, y déjale el espacio – tanto físico como psicológico – necesario para experimentar y moverse de forma independiente. Ponle la casa a su medida, y anímalo cada vez que lo veas moverse agarrándose aquí y allá. 

Si quieres, puedes ir un poco más allá y estimular su desarrollo psicológico y motor jugando con una caja, o puedes elegir una de las opciones disponibles en el mercado – en cualquier tienda para bebés, ahora te lo contamos – pero sin exagerar, con calma y tu apoyo, se pondrá a caminar antes de que te des cuenta. 

bambina muove i primi passi

Juegos para que camine… ¡y mucho más! 

Los juegos para dar los primeros pasos más comunes son los andadores, juguetes de arrastre y empuje y los correpasillos. En las tiendas se encuentran de todo tipo, materiales y colores, y son tan vivos que es difícil resistirse. De hecho, es muy probable que a tu bebé ya le hayan regalado uno de éstos por su cumple o su bautizo ¿verdad? 

Respecto a los andadores, a estas alturas la opinión más extendida es que no son recomendables porque, al contrario de lo que pueda parecer, impiden que el niño se vea sus propios pies, e impiden que los músculos de las piernas se formen y fortalezcan como deberían. De hecho, cada vez que el bebé gatea, que intenta ponerse de pie, e incluso los saltitos que da para agarrarse a los dedos de sus papás, está poniendo a prueba y entrenando sus piernecitas, que poco a poco irán adquiriendo una nueva habilidad. 

Las opiniones cambian sobre los correpasillos, que son como andadores para bebés. Su estructura cuenta con una especie de manillar al que el niño se puede sujetar, y la base está equipada con ruedas para permitir el movimiento. Se trata, sin lugar a duda, de un juego divertido porque suele emitir sonidos y suele venir equipado con detalles interactivos, pero incluso en este caso hay que tener cuidado. El niño tiende a ganar velocidad sintiéndose protegido, y con esto corre el riesgo de caerse o provocar pequeños accidentes en casa. Normalmente no pasa nada, pero nunca está de más vigilarlo mientras lo probáis juntos. 

También existen versiones de correpasillos al estilo Montessori: están hechos de madera, equipados con actividades estimulantes y diseñados específicamente para promover una mayor autonomía en el niño. Hay algunos diseños que son súper bonitos, y probablemente más seguros que los de plástico, aunque siempre sugerimos que esté presente un adulto durante su uso para supervisar al bebé. 

¿Y qué hay de los arneses para los primeros pasos? No son ningún juego, sino un accesorio que preocupa bastante a los papás. En realidad, no se recomienda su uso porque es un modo antinatural de control del movimiento. Si quieres apoyar a tu bebé en esta fase, simplemente tiéndele la mano, la sujetará con firmeza cuando se sienta inestable y la soltará cuando esté listo para caminar solito. 

Todo aquello que debes saber sobre los zapatitos para caminar 

Otra cosa que los padres siempre encuentran muy importante cuando llega el momento es elegir los mejores zapatos para los primeros pasos, ¿cómo deberían ser? ¿cuáles elegir? ¿cuándo hay que ponérselos? ¿hasta cuándo debería usarlos? 

Hagamos una premisa, ya que lo ideal, al menos al principio, es que el niño no use zapatos ni sandalias, sino que aprenda a caminar descalzo. ¡Sí, descalzo! porque el pie descalzo (o como mucho cubierto por un calcetín antideslizante) es más sensible al contacto con el suelo y esto ayuda al pequeño a calcular mejor sus movimientos. 

Cuando esté listo para caminar fuera, le puedes poner zapatos para los primeros pasos. ¿Cómo deberían ser? Lo que es seguro es que es bueno que tengan una suela blanda, que no limite el movimiento del pie y que no le quite demasiada sensibilidad a la planta. Por lo tanto, es mejor elegir zapatos similares a los peúcos, con una suela de cuero que se adhiera bien al suelo pero que el bebé no fuerce el pie. En verano, luz verde a las sandalias para los primeros pasos en lugar de los zapatos cerrados, siempre que no tengan una plantilla demasiado rígida. 

Eso sí, si tenéis pensado iros de paseo sobre un terreno algo rocoso, entonces el zapato debe proteger más, ¡aunque sea verano! Sin embargo, al principio será difícil que os vayáis de excursión con el bebé, ¿verdad? Y con esto, también respondemos a la última pregunta que nos queda, ¿hasta cuándo hay que usar los zapatos para los primeros pasos? Es aconsejable que los mantengáis, hasta que el bebé se sienta completamente seguro y firme sobre sus piececitos. Cuando caminar se convierta en algo natural, podréis cambiar a un calzado que refuerce más el pie, y que sea adecuado para dar largas caminatas. 

Ten en cuenta que más allá de los juegos, los zapatos y accesorios para que camine, lo más útil para que tu hijo dé sus primeros pasos es tu presencia. ¡El apoyo de los papás, la atención sin llegar a entrometerse y el ánimo de sus sonrisas es lo que realmente importa! 

Ve al artículo siguiente