FamiliaMaternidadNiñosRecién nacidos

Maria Montessori y el método para educar a niños autónomos y felices

Pero, ¿en qué consiste exactamente el método Montessori? ¿Cómo puedes ponerlo en práctica de una manera sencilla con tu hijo? Te explicamos a continuación todos los conceptos y métodos que puedes utilizar, si tienes tiempo, ganas (y energía) que dedicarle a la educación Montessori de tu pequeño.

giochi montessoriani

Parece increíble, pero ha pasado más de un siglo desde que María Montessori y su método para educar aparecieron en el mundo de la pedagogía para reinventarla. Los principios que enuncia la famosa educadora y neuropsiquiatra han suscitado, en el tiempo, opiniones a favor y en contra, ya que en su época eran vanguardistas, tuvieron mucho éxito y muchísimas escuelas y familias de todo el mundo los adoptaron.  

Pero, ¿en qué consiste exactamente el método Montessori? ¿Cómo puedes ponerlo en práctica de una manera sencilla con tu hijo? Te explicamos a continuación todos los conceptos y métodos que puedes utilizar, si tienes tiempo, ganas (y energía) que dedicarle a la educación Montessori de tu pequeño.  

En qué consiste el método Montessori 

Los padres no son los que construyen la personalidad del niño, sino que son sus guardianes”. Es una frase que da la idea de cómo Montessori y su método interpretan la idea de la educación. De hecho, según ella, hay que respetar al niño y su espontaneidad, una afirmación que, sin duda es muy valiente, y muy distante del estilo educativo autoritario de su época.  

Alrededor de este pilar de base, giran todos los demás principios del método Montessori, que podemos resumir como te contamos a continuación.  

Libertad, creatividad y responsabilidad 

Según Montessori y su método educativo, al niño se le tiene que dejar que experimente, que se exprese e incluso que se equivoque. No hay que forzarlo a que empiece una determinada actividad si no quiere hacerla. Al contrario, si quiere hacer algo en particular, es bueno dejar que lo haga sin pensar que es demasiado pequeño. Esto hace que él pueda explorar creativamente el mundo y desarrollar sus capacidades. Además, poder actuar de manera independiente lo hace aún más responsable y estimula una cierta autodisciplina. Está claro que, al principio hará falta algo de paciencia, pero si te fuerzas tú también a esperar un poquito, te darás cuenta de que progresa en todos los ámbitos de su crecimiento.  

El papel del adulto 

El adulto, ya sea el maestro o los padres, puede observar al niño mientras lleva a cabo sus propias actividades, y mostrarse disponible a ayudarlo si lo necesita, pero cuanto menos intervenga, mejor. De esta manera, lo ayuda a hacer sus propios avances autónomamente.  

Según Montessori y su método, el desarrollo de capacidades específicas sucede en periodos sensibles en los que es suficiente la correcta estimulación del ambiente del niño para hacer que él o ella, de manera independiente, conquiste sus objetivos.  

Tampoco están permitidos los reproches y las críticas que señalen los defectos del pequeño. El adulto solo debe reforzar sus características positivas y méritos para apoyar el desarrollo de sus talentos. 

Muebles Montessori para crear el entorno adecuado 

A la luz de todo lo que hemos escrito hasta ahora, es bueno que el entorno en el que se mueve el niño, ya sea en el hogar o en la escuela, esté amueblado a su medida, es decir, que sea acogedor y adecuado a sus necesidades. No pueden faltar las mesas y librerías Montessori, pero también las torretas y taburetes de madera que le ayudan a moverse solo. Además del mobiliario, lo ideal sería enriquecer cada habitación con objetos pedagógicos pensados ​​para desarrollar sus habilidades. 

Además del mobiliario, para Maria Montessori, el ambiente engloba también el exterior, es decir, se debe educar al niño para estar en contacto con la naturaleza y cuidar de otros seres vivos, como las plantas y los animales. 

Las críticas y opiniones al método Montessori 

A lo largo del tiempo, a Maria Montessori y su método no han estado exentos de críticas.  

Es cierto que su método estimula la autonomía y la independencia del niño, pero el riesgo es que el niño se socialice poco con sus coetáneos. Además, este método se basa en el uso de material pedagógico específico, no siempre lo tienes a mano en casa. Si a medida que crece, el niño fuera a una escuela tradicional en lugar de a un centro Montessori, podría encontrarse desorientado y confuso por el enfoque diferente.  

A nivel práctico, para educar a un niño con el método Montessori – en especial en casa – hacen falta tiempo y paciencia. Esto no es una crítica a su sistema, sino más bien algo de lo que los padres deben ser conscientes. ¿Tienes curiosidad por saber cómo puedes aplicar esta metodología educativa tan especial en casa? Ahí van algunas sugerencias. 

El método Montessori en la práctica, 5 consejos para ti y para tu hijo  

Hay muchísimas cosas que puedes hacer, en concreto para usar el método Montessori desde que nace tu hijo. Te damos 5 consejos para que puedas empezar de una manera sencilla, accesible a todos y todas 

#1: El concepto del juego para Montessori  

Para la famosa pedagoga, el juego es trabajo del niño, es una cosa seria. Puedes hacer muchos juegos al estilo Montessori tú misma, como el árbol de Navidad de fieltro, el móvil Montessori para colgar en la cuna o un libro sensorial para estimular a los más pequeños.  

giostrina montessori feltro

#2: Una casa hecha para niños 

Una cama Montessori en la que dormir solito, una torre Montessori en la que trepar de forma segura, librerías Montessori para poder escoger los libros que más le gusten de forma independiente, una sillita en la entrada para ponerse y quitarse los zapatos… Todo esto hace que el hogar esté lleno de estímulos y lo hace funcional para las necesidades de los más pequeños.  

cameretta montessoriana

#3: Enseñar en lugar de imponer 

No le des de comer tú, enséñale a hacerlo y que experimente solo. No lo vistas, enséñalo a ponerse su ropita y dale el tiempo de que aprenda. No ordenes por él, pon tus cosas en su sitio y verás cómo poco a poco, empieza a hacerlo con las suyas. En fin, para educarlo tienes que ser un modelo a seguir positivo. Es difícil, sí, requiere mucho empeño, pero también te repagará al final.  

 

metodo montessori

#4: Dar rienda suelta a la creatividad 

Dedica un rinconcito de casa a la creatividad, ponle una mesita y su sillita, llénalo de lápices para colorear y de papeles de diferente tamaño, cajas con varios materiales. Deja que tu peque recoja objetos que encuentre en la naturaleza, que recorte trozos de tela y de papel de periódico, y cuando le dé por crear o por explorar, mantente siempre a su lado.  

creatività montessori

#5: Centros Montessori desde la guardería 

Esta es una sugerencia extra, si quieres que tu hijo crezca y que se le eduque con el método Montessori, seguir estos consejos en casa podría no ser suficiente. Las buenas noticias son que, a día de hoy, en España, hay muchos centros educativos que han adoptado esta metodología de aprendizaje, sólo tienes que elegir la escuela que mejor os pille para que, desde que el niño vaya a la guardería, pueda desarrollar todo su potencial autónomamente.  

asilo montessoriano

¡Tanto a ti como a tu hijo o hija, os deseamos que viváis una preciosa aventura descubriendo la independencia y la felicidad! 

Ve al artículo siguiente