FamiliaMaternidadNiños

Los niños y las mascotas, crecer juntos y felices

Niños y animales, mejores amigos: desde saber cómo afrontar su primer encuentro hasta todos los beneficios de esta relación para tu bebé, ¡descúbrelo en el artículo!

bambina con cane

Sucede en muchas familias, hay veces que ya hay una mascota incluso antes de la llegada de un niño. A veces esto genera preocupaciones en los padres: ¿se llevarán bien los niños y nuestros animales? ¿Se darán situaciones peligrosas? ¿Se enfermará más el pequeño de la casa tener una mascota? 

En primer lugar, queremos tranquilizarte: puedes dejar la ansiedad a un lado … con las precauciones necesarias, ¡los niños y las mascotas se convertirán en excelentes amigos! De hecho, criar a tu bebé con un perro o con un gato es uno de los mejores regalos que puedes hacerle. 

En este artículo te explicaremos por qué 

Bebé y perro: cómo prepararlos para el primer encuentro 

Si en casa ya tenéis una mascota, cuando llegue el bebé, el animal actuará como hermano mayor de vuestro pequeñín. Y, como todos los hermanos acostumbrados a tener toda la atención de la familia focalizada en sí mismo, él también tendrá que acostumbrarse a la presencia de este nuevo miembro de la familia. 

Tomemos, por ejemplo, el perro, la mascota por excelencia; exactamente como se hace con un bebé en el nacimiento de su hermano pequeño, a él también habrá que prepararlo a la llegada del bebé. De hecho, ten en cuenta que el perro es un animal rutinario y que necesita algo de tiempo para adaptarse a los cambios…  

Y entonces, ¿qué puedes hacer para evitar sorpresas desagradables en el primer encuentro entre un bebé y un perro? 

  • Que el animal pase algo de tiempo con niños. Esto ayudará al perro a familiarizarse con humanos pequeños, ruidosos, que al principio no se moverán con desenvoltura. Por supuesto, tenlo siempre con correa, ¡sobre todo si no está acostumbrado a estar rodeado de niños 
  • En cuanto los tengas, lleva a casa una hamaquita, cochecito, cuna y otros artículos para el recién nacido: de esta forma, el ambiente irá cambiando gradualmente y el perro tendrá tiempo para explorar estos nuevos artilugios y acostumbrarse a su presencia. 
  • Si sabes que los horarios para sacarlo cambiarán en llegue el bebé, comienza a cambiarlos de inmediato. 
  • Cuando nazca el bebé, pídele a tu pareja que traiga a casa mantas o ropa con su aroma: el perro puede olerlas y acostumbrarse a ese nuevo olor.  
  • El primer encuentro real entre el bebé y el perro debe ocurrir en un lugar neutral, cuando el cachorro esté tranquilo. Deja que lo huela y se acerque a él, y recuerda recompensar su conducta positiva.  

 

Incluso después de ese primer momento crucial, es bueno respetar algunas reglas para permitir una buena convivencia entre el recién nacido y el perro. Al igual que con los hermanos humanos, deja que el perro te siga mientras cuidas al bebé: ¡no lo excluyas de la vida diaria del pequeño! 

También es importante garantizar al animal su dosis habitual de mimos y de atención. De hecho, si logras intensificar la cantidad de paseos o tiempo de juego que se le dedica, mejor aún. 

Estate atenta a la interacción entre niños y animales: el perro puede ser demasiado impetuoso al mostrar su afecto, por lo que siempre es bueno estar presente y mantener a salvo al pequeño en todo momento.  

Cuáles son los beneficios de la relación entre niños y animales 

¡Crecer con mascotas puede mejorar la vida de los niños de muchas maneras! Lo que no debería sorprenderte, dada la difusión de la terapia con mascotas, una herramienta muy poderosa para ayudar a las personas con dificultades o problemas (niños, pero también adultos). 

Entrando en el detalle, entonces, ¿cuáles son los beneficios de esta convivencia?  

  1. En primer lugar: ¡los niños y los animales, juntos, se divierten y con el tiempo se convierten en verdaderos compañeros de aventura! 
  2. La interacción constante con un perro, un gato u otra mascota ayudará al niño a tener una autoestima fuerte: de hecho, los amigos de 4 patas aman incondicionalmente y no juzgan, y los niños pueden ser completamente ellos mismos en su compañía. 
  3. Crecer con un animal hace que el niño aprenda a relacionarse con los que son diferentes a él, mostrando sensibilidad y empatía 
  4. Cuando sea más mayor, tu hijo podrá cuidar personalmente de su mascota: esto le enseñará a ser responsable y a respetar las necesidades de los demás. 
  5. Abrazar y acariciar a los animales hace que los niños se relajen, ralentizan el ritmo cardíaco, bajan la presión arterial y generan una disminución de la ansiedad y un aumento del bienestar psicofísico. 
  6. Al contrario de lo que podría pensar, los niños que viven en contacto con animales desde una edad temprana tienen un sistema inmunológico más fuerte, por lo que crecen más saludables y se enferman menos. 
  7. Tener una mascota con quien jugar hace que el niño se mueva más, desahogándose y liberando el estrés de una manera saludable. 

Por lo tanto, en general, crecer en compañía de una mascota hace que el niño desarrolle una mayor madurez psicológica, lo que esencialmente lo prepara para ser un adulto más feliz.  

Animales para niños: ¿cuáles elegir? 

Si aún no tenéis mascota, pero quieres elegir un amigo con el que tu pequeño crezca, es posible que te preguntes por cuál deberías decantarte. 

Lo que es cierto es que, los más indicados para que el bebé entable una relación son los perros y los gatos. Estas son las mascotas más populares ¡y no en vano 

El perro es cariñoso, juguetón y le encanta estar cerca de los humanos. Algunas razas son especialmente adecuadas para convivir con niños: ¡elige un perro dócil y equilibrado, capaz de tener mucha paciencia ante los gritos o tirones de orejas del pequeño! 

Aunque el gato es más independiente, puede ser muy tierno. Las razas más sencillas, los clásicos mestizos de gatos atigrados, suelen ser las más capaces de relacionarse con los pequeños de la casa. 

De lo contrario, podrías optar por un conejito o un hámster: quizás menos sociables, pero también con menos exigencias. Sin embargo, ambos son animales alegres y agradables, que podrían convertirse en excelentes compañeros de juego. 

Hay muchísimos animales aptos para niños donde elegir, también depende mucho de vosotros y de las necesidades de toda la familia. 

Criar niños y animales juntos puede resultar un reto al principio, pero los beneficios que os aportará esta amistad seguro que valen la pena.  

Ve al artículo siguiente