EmbarazoMaternidadRecién nacidos

Las respuestas a todas tus dudas sobre la lactancia materna

La lactancia materna trae consigo muchas dudas para una mamá primeriza: descubre qué sugiere la OMS y ¡encuentra las respuestas a tus preguntas en este artículo!

Las respuestas a todas tus dudas sobre la lactancia materna

Aunque la lactancia materna es un algo absolutamente natural, cuando llega la parte práctica, a todas y a cada una de las mamás primerizas les surgen mil dudas: 

¿Es mejor dar pecho a demanda o establecer un horario fijo?,  ¿Cuántas tomas hay que darle al bebé?,  ¿Y cuánto deberían durar?, ¿Hasta cuándo es bueno que el bebé tome pecho?  

 

Y un largo etcétera… 

Todas estas son preguntas absolutamente legítimas, pero pueden perturbar tu serenidad en un momento en el que sólo deseas disfrutar de tu bebé recién nacido. Como para nosotros tu bienestar es lo primero, hemos decidido despejar todas tus dudas a través de este artículo. 

La lactancia materna, las directrices de la Organización Mundial de la Salud 

Para aclararte las ideas, comencemos desde la base, ¿qué dice la OMS sobre la lactancia materna y sobre sus beneficios 

  1. La leche materna es el mejor alimento para el recién nacido: nutricionalmente completa, a la temperatura adecuada, higiénica y siempre lista.  
  2. La lactancia permite crear un vínculo fuerte entre el bebé y la madre.  
  3. Los beneficios para el pequeño incluyen un adecuado desarrollo físico e inmunológico, reduciendo el riesgo de infecciones, alergias y muchas otras enfermedades. 
  4. La madre también se beneficia de la lactancia: la ayuda a perder peso más rápido, tiene menor riesgo de hemorragia posparto y de anemia, pero también cáncer de mama y ovario y enfermedades cardiovasculares. 
  5. No hay una única posición adecuada para la lactancia: puedes mantener al bebé acostado o reclinado en las clásicas posturas de cuna, de cuna cruzada y de rugby.  
  6. El buen agarre al pecho es aquella postura en la que el bebé tenga un buen agarre de pezón y areola, el labio inferior sobresalga y la lengua esté forma de U. 
  7. Cuanto más des pecho, más leche producirás.  
  8. Puedes comenzar a dar pecho desde los primeros momentos después del parto, si te apetece y al bebé también.  
  9. No hay reglas estrictas sobre qué comer durante la lactancia: sigue una dieta variada y equilibrada.  
  10. Se recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses, pero se recomienda continuar después, hasta cuando quieras empezar con el destete. 

Estas son las principales indicaciones y pautas de la Organización Mundial de la Salud: si quieres saber más, puedes hacerlo leyendo este folleto. 

¿Lactancia a demanda o dándole horarios? 

Una de las dudas más frecuentes que tienen las mamás primerizas, se refiere precisamente al método de lactancia, ¿es mejor hacerlo por encargo o respetar tiempos concretos?  

Cuando nazca el bebé, querrás asegurarte de que coma lo suficiente y de que su rutina esté bien organizada. Sin mencionar que, probablemente tu madre siempre te cuenta cuándo tenía que despertarte de tus siestas para darte de mamar, porque habían pasado tres horas desde la anterior toma. Por deducción, entonces, podrías pensar que la lactancia materna en horarios fijos es la mejor opción. 

En realidad, el consejo de los expertos (incluida la OMS) es el de dar pecho a demanda.  

La razón es tan simple como importante: cada niño es único, tiene sus necesidades específicas, e incluso el mismo bebé querrá cambiar el horario, la frecuencia y el modo de tomar pecho según qué momento.  

¿Cómo identificar el mejor momento para la toma? 

Será el propio bebé quien te hará saber que tiene hambre enviándote señales.  

Por ejemplo, si lo ves que se mueve mucho, que abre la boca o que gira la cabeza, es muy probable que quiera teta.  Si se estira, se mueve aún más y se lleva la mano a la boca, ¡significa que tiene mucha hambre! 

Trata de encontrarte cerca de él para que puedas detectar estas señales a tiempo. Es mejor que no llegue a llorar: en ese caso debes calmarlo antes incluso de darle de mamar.  

mamma allatta bebè

¿Cuántas tomas necesitará al cabo del día? 

Incluso si la lactancia materna es a demanda, más o menos la frecuencia con la que un bebé necesitar tomar varía entre 8 y 12 al día, cada 2-3 horas 

A medida que vaya creciendo, la pedirá cada vez menos, mientras que la duración de las tomas será de unos 15 minutos por toma… aunque en realidad puede cambiar mucho, así que no te preocupes si es más larga o corta. 

¿Hasta cuándo es bueno dar pecho? 

Como te explicábamos antes, la OMS recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de edad. Después de eso, con el inicio del destete, no tienes que cortar por lo sano. Al contrario: es buena idea seguir combinando alimentos sólidos con leche materna, al menos hasta los dos años de vida. 

Claro, en ese momento las tomas ya no serán tan frecuentes, pero seguirán siendo una excelente manera de complementar los nutrientes que le faltan al bebé y será una oportunidad incomparable para que os deis mimitos.  

Incluso después de los dos años, no es necesario que dejes de dar pecho, tu bebé y tú podéis continuar todo el tiempo que queráis. ¿Quién mejor que tú para saber cuándo ha llegado el momento de prescindir de ello? 

¿Estoy malcriando a mi hijo? 

Es posible que algún familiar o amigo te haya hecho pensar que dar el pecho a demanda o prolongar el tiempo que le das el pecho al bebé (si superas el primer o el segundo año de vida), sea malcriar a tu hijo. ¡En realidad no hay nada más falso! La literatura de la que disponemos, en realidad, no muestra en absoluto signos de que sea un capricho y de que lo estés malcriando. 

Si las tomas son frecuentes, evidentemente es porque el bebé las necesita. Si la lactancia se prolonga durante mucho tiempo, significa que tanto él como la madre se sienten cómodos de esta manera. Nadie, solo o el bebé, puede tomar la decisión de interrumpir este momento tan íntimo 

Cuando llegue el momento de interrumpirla lo haréis, lo sabréis. Y luego, no te sientas culpable… es evidente que el bebé ya no necesita tu leche, pero podrás mimarlo a pesar de que ya no tome pecho, ¡y cultivar vuestra relación de otra manera!  

La lactancia es algo mágico, que permite a la mamá y al bebé llevar el vínculo que establecieron durante el embarazo hasta después del nacimiento. El mejor consejo que podemos darte, además de lo que ya te hemos escrito en este artículo es tan sólo uno: disfrútalo y quédate tranquila, no te preocupes… seguro que puedes darle pecho ¡tienes la capacidad innata de hacerlo!  

Ve al artículo siguiente