FamiliaMaternidadNiñosRecién nacidos

De vacaciones con un recién nacido, destinos y consejos

¿Cómo viajar con seguridad con un bebé recién nacido? ¿Cuál es el destino adecuado para ir de vacaciones con un niño tan pequeño? Lee nuestros consejos.

mamma e papà con bambino in auto

¿Cómo viajar con seguridad con un bebé recién nacido? ¿Cuál es el destino adecuado para ir de vacaciones con un niño tan pequeño? Lee nuestros consejos.

Estás deseando irte de vacaciones, sobre todo después de haberte pasado todo el año en casa. Pero tu bebé tiene solo unos meses, y temes que no sea posible viajar con un él tan pequeño… Claro que puedes, ¡si sabes cómo hacerlo de la manera adecuada! Evidentemente, no harás senderismo a gran altura, no recorrerás una isla en mountain bike, ni tu destino estará en la otra punta del mundo… Pero, sin duda, serán unas vacaciones de relax, ¡que nunca está de más!

Será un viaje con ritmos tranquilos, adecuados para tu hijo y para la rutina diaria que habéis establecido juntos.

Por supuesto, no debe faltar ni el entretenimiento ni la diversión, para que sientas que realmente estás de vacaciones.

Sigue leyendo y descubre nuestros consejos sobre dónde ir de vacaciones con un bebé recién nacido y cómo hacerlo de la mejor manera posible para garantizar su seguridad.

mamma con fascia in montagna

Pautas para viajar con un bebé de pocos meses

 

Los primeros fines de semana fuera de la ciudad y las primeras vacaciones con niños pequeños generan cierta inquietud si estabas acostumbrada a la rutina, a las comodidades que tienes en casa, a tener a tu pediatra de confianza cerca… todo esto, puede hacer que te sientas tan ansiosa que quieras abandonar la idea de irte fuera. Sin embargo, el deseo de conocer nuevos lugares, lejos del trabajo y de las tareas cotidianas, es más fuerte.

¡No te preocupes! A continuación, te explicamos cómo puedes asegurarte de que tu bebé esté feliz y contento durante las vacaciones. Como resultado, tú lo también lo estarás y disfrutarás de un merecido descanso.

No establezcas horarios demasiado rígidos

 

Puede parecer una contradicción, pero ir de vacaciones con un recién nacido suele ser menos cansado que viajar con niños más mayores, que corretean y trepan por todas partes.

Los mejores destinos para viajar con un bebé tan pequeño son aquellos a los que se puede llegar en coche. Nada impide coger el tren o el avión, pero el coche es más cómodo por las razones que veremos a continuación.

Con un niño pequeño se puede ir tanto a la playa como a la montaña; ambos tipos de viaje implican llevar un ritmo relajado que no perjudicará al bebé.

Lo importante, es evitar los viajes organizados y las agencias, porque con un niño tan pequeño no se pueden tener planes rígidos.

Es mucho mejor vivir las vacaciones día a día de forma flexible, siguiendo sus ritmos y su estado de ánimo.

Hay que dar prioridad al sueño del bebé. Es cierto que se pueden cambiar otros hábitos suyos sin ocasionar demasiado trastorno, pero no su necesidad de dormir.

Es importante mantener exactamente la misma rutina de sueño que tienes en casa (hora del baño, la nana,…) y no descuidar las siestas.

Con suerte, dormirá felizmente mientras visitas un museo o das un paseo al aire libre.

En caso de que el bebé necesite dormir la siesta en la habitación del hotel, aprovecha para relajarte, tal vez leyendo un buen libro. O mímate con un buen masaje en el spa mientras tu pareja cuida del  bebé.

Qué llevar en la maleta

 

La preocupación por tener todo lo que usamos en caso de cualquier necesidad, nos llevará inevitablemente a meter en la maleta más cosas de las que realmente necesitamos.

No hay nada que hacer, es inevitable; viajar con un bebé recién nacido requiere una gran cantidad de artículos:

 

El primer viaje siempre es el más “pesado”; luego la experiencia nos enseña a saber lo que realmente necesitamos y de lo que podemos prescindir. Aunque, es normal que tendamos a llevarlo todo de todos modos, siempre por el “por si acaso”…

Cómo vestir al bebé

 

Ya sea en la playa o en la montaña, la ropa de verano de tu bebé es muy parecida.

Vístelo con ropa fresca y transpirable, como el algodón y el lino.

Protege del sol la cara de tu bebé con un gorro con visera y no olvides aplicarle crema solar en todas las partes del cuerpo que no estén cubiertas por ropa.

¿Y los pies? Puedes dejarlos desnudos. A los bebés les encanta tener los pies al aire y en verano tenemos la ocasión perfecta.

Viajar en coche

 

Puedes viajar de la forma que prefieras, como en tren o en avión, y no hay contraindicaciones incluso con bebés de pocas semanas.

Sin embargo, viajar en coche es más cómodo por varias razones.

En primer lugar, puedes salir a las horas que mejor se adapten a la rutina de tu bebé.

Puedes parar cuando quieras, por ejemplo, cuando el bebé tenga hambre. De hecho, siempre es mejor dar el pecho cuando el vehículo no está en movimiento.

Además, tienes el control de la temperatura del interior del vehículo, por lo que puedes tener cuidado de no abusar del aire acondicionado. La temperatura nunca debe ser inferior a 22°C.

Te recomendamos que compres unos parasoles de ventosa para protegerlo de la luz directa.

¿Dónde ir de vacaciones con un niño pequeño?

 

Si le gusta la playa, hay excelentes complejos turísticos para niños en la Costa Brava, en la Costa del Sol y en las Baleares.

Si prefieres la naturaleza y el senderismo, ir a la montaña es un destino excelente. Ya sea en La cordillera de los Pirineos, en los Picos de Europa, o en la Sierra de Gredos.”

En la playa con un bebé recién nacido

 

Los niños pequeños se lo pasan muy bien en la playa: exploran texturas nuevas, nuevos juegos, nuevas sensaciones… Pero hay que tener mucho cuidado con el sol y el calor.

¿Qué precauciones hay que tomar?

  • Lleva a tu bebé a la playa evitando las horas de más calor. Es decir, por la mañana temprano hasta las 10.30 y por la tarde después de las 17.00.
  • El bebé debe estar a la sombra de la sombrilla, nunca al sol.
  • Que lleve ropita ligera y transpirable de algodón o de lino.
  • Protege la delicada piel de tu bebé con un protector solar de 50 o de protección total.
  • Lleva contigo una pequeña piscina hinchable en la que pueda bañarse tranquilamente bajo la sombrilla.

¿Es todo lo que necesitas? Sí, es todo lo que necesitas para llevar a tu bebé recién nacido a la playa de forma segura y disfrutar juntos de la playa.

En la montaña con un bebé de pocos meses

 

El clima de la montaña es perfecto para un bebé de pocos meses, es cálido pero no demasiado, el aire es puro y hay mucha vegetación.

Sin embargo, es mejor evitar estancias demasiado cortas para que el bebé pueda adaptarse a tiempo al cambio de altitud.

Otra precaución a seguir es evitar altitudes demasiado elevadas, por encima de los 2000 metros. Podrían provocar desequilibrios fisiológicos en el bebé.

Llevar al bebé en brazos es muy cómodo durante las vacaciones, especialmente en la montaña, donde puedes portearlo en un fular o un portabebés y disfrutar de hermosos paseos mientras él o ella está perfectamente y a gusto, corazón con corazón con mamá o con papá.

Evidentemente, es mejor evitar caminatas demasiado largas o difíciles.

En las estaciones de montaña hay muchos apartamentos que se alquilan para periodos cortos, pero si prefieres que te mimen en todos los sentidos mientras estás de vacaciones, no faltan los hoteles aptos para niños.

En el sur de Francia y en Andorra, encontrarás hoteles especializados para familias con niños de todas las edades, a partir de unas pocas semanas de vida – los Family Resorts.

Estos hoteles son verdaderos patios de recreo, ¡y no sólo para los niños!

Hay spas para toda la familia con piscinas para bebés, salas de juegos, guarderías, juegos al aire libre….

Se proporciona todo lo necesario: desde cambiadores hasta asientos de inodoro, desde mantas hasta cochecitos, desde portabebés hasta calentadores de biberones… ¡e incluso pañales, leche en fórmula y papillas! Realmente se puede viajar sin ir muy cargados.

 

Muchos de ellos ofrecen asistencia médica de 24 horas (fundamental para la tranquilidad de mamá y papá) y un servicio de canguro cualificado incluso para bebés de pocas semanas.

Casi seguro que habrá alguien que te diga que no merece la pena viajar con un bebé pequeño porque no lo recordará. Pero tú, ¡lo recordarás perfectamente!

Además, si bien es cierto que no conservará los recuerdos del viaje, la experiencia en sí, de estar en nuevos lugares, de adquirir nuevos hábitos, de experimentar cosas diferentes es muy formativa, ¡sobre todo cuando sea mayor!

Por último, y esto es muy importante, tu bebé disfrutará de la atención absoluta y relajada de mamá y papá, ¡lejos de cualquier interferencia cotidiana!

Ve al artículo siguiente