MaternidadRecién nacidos

Bebés en verano: cómo ayudarlos vivirlo mejor

Bebés en verano ¿ es cierto qué sufren el calor? ¿Cómo protegerlos y vestirlos?, ¿podemos llevarlos a la playa? ¿Qué es lo que no debemos hacer? Aquí están todas las respuestas.

Bebés en verano: cómo ayudarlos vivirlo mejor

El verano es una temporada fantástica, en la que los niños pueden tener diversas experiencias gracias al buen tiempo que les permite estar al aire libre. Sin embargo para los más pequeños, el sol y el calor pueden ser muy molestos sino sabes como lidiar con ellos.

Pero no te asustes: con nuestros consejos los bebés y el verano estarán de acuerdo… y las madres podrán disfrutar del calor junto a ellos!

Cómo saber si un recién nacido tiene calor

El verano es la estación más as calurosa del año y por este motivo hay quien lo ama y quien lo odia. Obviamente los bebés no tienen forma de expresar su opinión, pero los adultos sabemos que sufren más el calor que el frio. Por este motivo, es importante asegurarse que no lo sufran de una forma exagerada.

¿Cómo saber cuándo un recién nacido tiene calor?

La primera regla intuitiva es: si te sientes acalorada, probablemente él también .

Para salir de dudas las madres y padres suelen tocarle las manos y los pies, aunque las extremidades normalmente están más frías, debido a la circulación más lenta. Los sitios que se deben controlar son: la espalda y el cuello, si están sudorosas significa que él bebé esta muy caliente. Si notas que su piel y ropita esta mojada, cambialo de inmediato para evitar el riesgo de enfriarse debido a los cambios bruscos de temperatura.

Otros signos que pueden indicar que el bebé está caliente son el enrojecimiento de la cara, el llanto persistente e inquietante. Es importante tomar medidas inmediatamente, para prevenir un golpe de calor que nos puede llevar a consecuencias desagradables e incluso graves.

El sudor es un mecanismo que permite al cuerpo humano para regular la temperatura interna. No tienes que preocuparte, durante el verano es normal!, si es excesiva puedes contrarrestarla con un baño, pero que no sea con el agua demasiado fría.

Agua a los recién nacidos en verano, ¿sí o no?

Para contrarrestar la pérdida de líquidos debido a la sudoración, seguramente te preguntarás si necesita beber más agua, la respuesta es: No es necesario

Durante los 6 primeros meses de vida, es aconsejable no dar agua a los recién nacidos, tanto en verano como en invierno, ya que la lactancia materna les proporciona todos los líquidos que necesitan.

Pasados lose 6 meses puedes comenzar a introducirle agua o manzanilla, pero no te pases con darle demasiado ya que le puede proporcionar una sensación de saciedad que lo llevaría a comer menos. En cualquier caso, si el bebé moja entre 5/6 pañales al día no hay que preocuparse: no corre el riesgo de deshidratarse.

Cómo vestir al bebé durante el verano.

Otra gran pregunta de las madres primerizas es cómo vestir al bebé durante la temporada de verano. Existen dos tendencias opuestas: la de cubrirlo mucho por el miedo a que coja frío por los cambios de temperatura y el de dejarlo solo con un pañal porque las temperaturas son demasiado altas.

Como suele pasar ninguno de los dos extremos es correcto, lo mejor es un término medio!.

Lo ideal es llevar al bebé con ropita hecha en fibras naturales y transpirables, con colores claros. Algodón, lino y seda ayudan a mantener la temperatura adecuada del cuerpo, permitiéndole expulsar el exceso de calor.

Puede usar pantalón y manga corta, pero recuerda proteger las partes expuestas del cuerpo con un protector solar específico para los más pequeños. Nada de zapatos y calcetines, ya que solo les daría fastidio, a los bebés les encanta ir descalzos y en verano podemos dejar que lo hagan. Cuando salga a dar un paseo ponle un gorro o sombrero para protegerle la cabeza y los ojos del sol.

En el momento de dormir no exageres con el pijama o las mantas, si usas el aire acondicionado ( del  que hablaremos más adelante), ponle un body y un pijama ligero, si no lo usas basta solo con el body. Para las siestas en el carrito puedes llevar una muselina  para protegerle sobre todo en las noches.

Recién nacido en la playa: ¿Cómo comportarse?

Cuando vas con un bebé a la playa hay que tomar algunas precauciones, pero desvelemos rápidamente un mito: no es cierto que los bebés no pueden ir a la playa!

Solo presta atención a estas cosas:

  • Ir a la playa en las horas menos calurosas del día: hasta las 10:30 de la mañana y después de las 17 de la tarde.
  • No exponga al niño a la luz solar directa, procura que siempre esté a la sombra.
  • Protéjalo con ropa ligera o con un protector específico para bebés.
  • Si el niño es muy pequeño o está demasiado acalorado evite bañarse dentro del mar, es mucho mejor tener una piscina para niños debajo de la sombrilla y que se refresque allí.
  • Limpia su delicada piel con agua dulce ya que la salinidad la puede irritar.

Todo está aquí se necesita poco para llevar a un recién nacido a la playa de una forma segura…  y disfrutar de las merecidas vacaciones todos juntos!

 

Niños y calor: ¿Qué hacer y qué no hacer?

Ya sea por las ganas de  ir con el bebé a la playa o de quedarse en la ciudad, el calor excesivo puede convertirse en un problema. Afortunadamente, hay que tomar diversas precauciones para evitar arruinar esta fantástica temporada con temperaturas demasiado altas.

Cómo proteger a los niños del calor.

Además de todo lo que ya hemos hablado, una de las herramientas más inmediatas para refrescar es sin duda el aire acondicionado. ¡lo importante es no abusar de el!

La temperatura dentro de casa debe ser 5/7 grados mas baja que en el exterior. Por la noche ajuste el aire acondicionado  al mínimo 26/27 grados  serán suficientes para garantizar un ambiente agradable pero no demasiado frío. Sin embargo si usa el ventilador, asegúrate de nunca apuntarle directamente al bebé o a su cuna.

Finalmente, le sugerimos que cierren las ventanas y las cortinas durante el día, para que el calor dentro de la casa no aumente demasiado.

¿Qué no hacer?

A veces pensando en proteger a nuestros bebés del verano los exponemos a peligros. De hecho hay algunas cosas que no debes hacer absolutamente:

  • No cubras el carrito con una sábana para proteger al niño del calor: esto reduce la circulación del aire y que la temperatura del interior aumente muchísimo volviéndose un riesgo.
  • No salga en las horas más calurosas para evitar un golpe de calor.
  • Nunca deje al bebé dentro del coche aparcadado, ni si quiera unos minutos a la sombra. La temperatura dentro del coche aumenta rápidamente y también la del pequeño, y es realmente peligroso!

Es cierto los bebés durante el verano corren el riesgo de tener calor… pero si sigue nuestras sugerencias, estamos seguros que tanto tú como tu bebé podrán enfrentar el verano de la mejor manera!

Ve al artículo siguiente