MaternidadRecién nacidos

10 juegos para recién nacidos que puedes hacer en casa para estimular el desarrollo psicofísico de los más pequeños

En este artículo queremos sugerirte una serie de juegos para recién nacidos que puedes recrear tú misma con materiales de uso común, ¡y que están pensados adrede para estimular el desarrollo psicofísico de tu pequeño! Ya verás lo contento que se pone cuando empecéis a jugar juntos.

giochi neonato stimolanti

Durante los primeros 12 meses de vida, el niño crece y se desarrolla de manera increíble. Cada día conquista algo nuevo, aparentemente pequeño para los demás, pero sumamente importante para papá, mamá… ¡y para el propio bebé!

Por ello, es fundamental que tú le propongas juegos para recién nacidos que no solo lo entretengan, sino que sean capaces de hacer que descubra cosas nuevas y estimularlo a nivel físico y sensorial, también.

Al contrario de lo que se podría pensar, no te hará falta nada complicado y costoso. Es más, los juguetes industriales, hechos en gran parte de plástico, no son lo estimulantes que pueden ser los juegos que puedes hacer tú sola en casa.

Es más, El plástico está considerado un material con poco valor sensorial: no da sensaciones especiales ni al tacto ni al gusto, que son los sentidos que utiliza en mayor medida un bebé de pocos meses.

Por eso, en este artículo queremos sugerirte una serie de juegos para recién nacidos que puedes recrear tú misma con materiales de uso común, ¡y que están pensados adrede para estimular el desarrollo psicofísico de tu pequeño! Ya verás lo contento que se pone cuando empecéis a jugar juntos.

1) Marioneta de calcetín

Elige un calcetín que ya nadie use, preferiblemente blanco, rojo o negro, y conviértelo en una simple marioneta. Te bastará dibujarle los ojos, la nariz y la boca con un rotulador y quizás añadirle un mechón de lana de colores para que parezca pelo. Mete la mano en el calcetín y muévela frente al bebé en diferentes direcciones, cuando esté en la cuna o en la sillita. Este tipo de juegos para bebés neonatos, estimula la visión frontal, que al principio no está presente (los bebés recién nacidos tienen exclusivamente visión periférica).

calzino marionetta fai da te

2) El espejo

No hay nada más rápido: ¡para este juego solo te hará falta un espejito! Cuando tu bebé sea lo suficientemente grande como para levantar la cabecita solo, ponlo boca abajo tumbado sobre el vientre sobre una alfombra o sobre la cama y túmbate con él. Entonces, coloca el espejo delante vuestro, moviéndolo y jugando con los reflejos durante algunos instantes. A través de esta actividad, estimularás su capacidad de seguir su reflejo con los ojos y la de reconocer caras, además de reforzar los músculos de su cuellecito.

neonato gioca allo specchio

3) Móvil con fotos y circulitos de colores

Las caras de las personas son, de hecho, una de las primeras formas que reconoce el recién nacido: ¿por qué no construirle entonces un móvil con las fotos de mamá, papá y de sus hermanitos o de su familia para colgarlo sobre la cunita? Podéis incluir fotos de vuestras caras y alternarlas con círculos de colores de cartulina, o incluso aprovechar el rollo de cartón del papel higiénico, cortarlo y pintarlo de colores. Este juego para bebés recién nacidos entrenará la capacidad visual de vuestro bebé bajo cualquier punto de vista: reconocimiento facial, percepción de los colores y de la profundidad y habilidad de seguir los objetos en movimiento.

neonato gioca con giostrino

4) El Molinete de colores de cartón 

Otro juego para los peques que puedes hacer en casa para entrenar la visión es el molinete.

A partir de los 2 o 3 meses, puedes construir uno a base de trocitos de cartón de colores vivos y moverlo lentamente frente a la carita del bebé. Esta actividad lo ayudará a mejorar la percepción de la profundidad y la habilidad de centrar su atención en los objetos que le rodean.

girandola in carta fai da te

5) Jugar al escondite con sus juguetes

¿Te acuerdas del “cucú tras” que hace que los bebés se mueran de risa? Bueno, a los bebés y a los papás y mamás también. Pues, puedes aplicar el mismo principio también a los objetos. Elige el peluche preferido de tu hijo, cúbrelo con un paño, pregúntale dónde cree que está y luego descúbrelo de forma teatral. Cuando lleves un ratito haciéndolo, deja que el bebé toque el peluche o muñeco bajo el pañuelo y que lo descubra solo. Un juego de este tipo en bebés ayuda a hacerles entender el concepto de la permanencia en los objetos – es decir, que las cosas existen aunque no las veamos.

6) El libro táctil

Hay muchos libros táctiles para bebés en el mercado, pero… ¿por qué no hacer el tuyo? Será suficiente con coger rectángulos de tela de materiales diferentes, de colores y coserlos juntos (por ejemplo, algodón suave para darle una sensación de suavidad, o papel metálico de colores para que haga ruido. Podrías incorporar también diferentes tipos de tela: pana a rayitas, raso liso, borreguito esponjoso, etc. Este juego estimula el sentido del tacto, y también el de la coordinación motora.

libro tattile fai da te

7) Las botellitas de los sentidos

Entre los juegos para niños que puedes hacer en casa, las botellitas de los sentidos son quizás las más sorprendentes. Solo tendrás que rellenar botellitas de plástico transparente con líquidos de densidades diferentes, que no se mezclen entre sí – por ejemplo el agua con el aceite de oliva. Como alternativa, puedes usar agua y pequeños objetos, como trocitos de pajitas de colores, legumbres secas o botones. Eso sí, pega el tapón a la botella, así seguro que no se abre de repente. ¡Y nada más, el juego ya está hecho!

Con este juego verás cómo la expresión de sorpresa de tu pequeño cuando observe cómo se mueven los colores dentro de las botellas, o cuando las haga rodar por el suelo.

8) El palo de la lluvia

Para estimular el oído de manera desprevenida y a la vez relajante, no hay nada mejor que el palo de la lluvia. Hacer uno en casa es muy fácil, utilizando un tubo de cartón, como el del papel de cocina, metiéndole dentro un puño de arroz o de semillas, cerrándolo bien y forrándolo con tela de colores. Cuando tú o tu bebé lo mováis, se oirá un sonido similar al de la lluvia, ¡y tu peque se quedará con la boca abierta!

9) El cesto de tesoros

Este juego DIY es perfecto para los bebés que ya saben sentarse, a partir de los 6 meses. Coge un cesto de mimbre o una caja de cartón y llénala de objetos diferentes y hechos de materiales distintos: ovillos de lana, huevos de madera, cajas de latón, calcetines, cucharas… el juego consiste que el bebé explore y estimule todos los sentidos, consintiéndolo descubrir cosas sorprendentes (por ejemplo, la relación causa efecto entre la caída de un objeto y el sonido que emite).

Sobre todo al principio, gran parte de la exploración pasará por la boca: te aconsejamos que tengas todos los objetos limpios (además de que los cambies con frecuencia) para que el niño no pierda el interés.

10) La caja

Este juego es el más simple de todos: necesitas simplemente una caja grande y robusta, lo suficientemente grande para que pueda contener a tu bebé. Es un juego que puedes proponerle cuando gatee, para estimular su capacidad motora: gira la caja de manera que pueda entrar y salir de ella, colócala sobre una alfombra suave y rodeado de objetos que le interesen… ¡ya verás cómo se divierte!

neonato gioca in un cartone

Como ves, las posibilidades para jugar en casa con los bebés, simplemente con las cosas que tengas ya son infinitas… ¡Intenta poner en práctica algunas, y verás que estimular las capacidades psicomotoras de tu bebé será más simple y divertido que nunca!

Ve al artículo siguiente