El medico diceEmbarazoMaternidadRecién nacidos

Valoración abdomino-pélvica

Este mes, hablaremos sobre: Valoración abdomino-pélvica con Alba Romero, fisioterapeuta en Bienestar Navia.

valoración de suelo pélvico

Durante todo el 2021, el súper equipo de profesionales de Bienestar Navia será el invitado especial en nuestros canales. Juntas, hablaremos sobre el embarazo, la salud de la mujer y el posparto, ¡y cada mes veremos un tema distinto!

Este mes, hablaremos sobre: Valoración abdomino-pélvica con Alba Romero, fisioterapeuta en Bienestar Navia.

bienestar_navia

Generalmente, acudimos a consulta por motivos evidentes, como pueden ser las pérdidas de orina al realizar un esfuerzo, porque vamos al baño con mucha frecuencia y a veces no llegamos, después de un parto pero…¿con cesárea también?, ¿al sufrir infecciones de orina de manera repetida?, ¿al notar sensación de pesadez vaginal o al notar algún bultito?, ¿al sufrir dolor durante las relaciones sexuales?, ¿al tener menos sensibilidad durante las relaciones sexuales?, ¿por padecer estreñimiento y tener hemorroides y/o fisuras anales?, ¿al sufrir aires vaginales o incontinencia a gases?, ¿dolor pélvico?, ¿y si realizamos deporte de impacto?

Cuando tomáis la decisión de realizaros dicha valoración, venís con miedo a lo desconocido, inseguridad…Por ello, es básico que conozcáis en qué consiste esta primera sesión de valoración y así acudáis a consulta más tranquilas.

Si hay algo que no sabéis si es normal o no, también sería recomendable que acudáis a un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico para que os valore y os guíe en el tratamiento más adecuado para cada una de vosotras.

Pero… ¿en qué consiste esa valoración?

Se realiza una valoración general desde la postura, columna vertebral y pelvis ósea, respiración, diafragma, faja abdominal, posibles cicatrices, suelo pélvico (tanto externamente como internamente) … Con el objetivo de detectar si hay posibles disfunciones, y corregirlas.

1ª Entrevista clínica/Anamnesis

Se trata de una serie de preguntas para poder plantear la hipótesis de la causa del problema y poder plantear así un posible tratamiento. Todo ello posteriormente se verificará con la exploración física.

Se tratan diferentes aspectos relacionados con:

  • Antecedentes médicos generales (enfermedades importantes, medicación actual, intervenciones quirúrgicas, tipo de trabajo…)
  • Antecedentes obstétricos (embarazos, tipo de parto…) y ginecológicos (intervenciones quirúrgicas, miomas…)
  • Hábitos defecatorios y miccionales (sintomatología de incontinencia urinaria, estreñimiento, incontinencia a gases….)
  • Relaciones sexuales (dolor durante las relaciones, lugar del dolor, sensibilidad de la relación, capacidad de orgasmo, lubricación natural…)
  • Dolor pélvico
  • Actividad deportiva
  • Hábitos nutricionales e hídricos

Tras realizar esta anamnesis, se debe firmar un consentimiento informado donde se os explica en qué consiste la fisioterapia en suelo pélvico, qué técnicas podemos emplear y, que algunas de ellas pueden ser intracavitarias, es decir vía vaginal y/o anal, por lo que necesitamos vuestro permiso.

2ª Valoración externa

Lo primero que valoramos es la postura de pie ya que eso nos ofrecerá mucha información de cómo está la musculatura interna y cómo se distribuyen las presiones internas hacia el suelo pélvico.

Después en la camilla estiradas, valoramos el patrón respiratorio, si es más torácico o abdomino-diafragmático. A su vez, valoramos el estado del diafragma por posibles restricciones de movilidad ya que esto afectará a nuestro suelo pélvico. Y para acabar con esta valoración externa, valoramos el abdomen; tono muscular, si hay presencia de diastasis abdominal, cómo reacciona esta faja abdominal ante un esfuerzo, si hay presencia de hernias umbilicales y/o inguinales, cicatrices…

3ª Valoración interna

Antes de ir a nivel interno, haremos una primera visualización externa para observar la coloración del tejido, la presencia o no de cicatrices, valorar los reflejos y la sensibilidad por posibles asimetrías…

Una vez ya hemos valorado a nivel externo, pasamos a la valoración interna donde vamos a evaluar cómo es la activación voluntaria de suelo pélvico; rapidez de activación, fuerza y resistencia de la musculatura perineal, cicatrices y movilidad de éstas, posicionamiento de los órganos internos para poder observar si hay un descenso o no, valorar el tono o laxitud muscular, puntos de tensión o contracturas musculares…

De esta manera, podremos conocer la causa de la disfunción de suelo pélvico y marcar objetivos y técnicas de tratamiento, siempre individualizadas para cada persona.

Algunas de las técnicas de tratamiento que se pueden plantear pueden ser;

  • técnicas manuales
  • ejercicios de suelo pélvico
  • reeducación postural y abdomino-perineal
  • ejercicios de reactivación de faja abdominal profunda
  • electroterapia
  • biofeedback

Al acabar la valoración, te explicaremos qué es lo que hemos observado y qué planteamiento de tratamiento puede ser beneficioso en tu caso:

  • número de sesiones aproximadas
  • técnicas que posiblemente se podrán utilizar,
  • trabajo que tendrás que hacer en casa
  • algunas modificaciones que deberás hacer en las actividades de tu día a día.

Además, si consideramos que necesitas alguna prueba o visita con otro especialista no dudaremos en decírtelo.

Para acabar, es muy importante destacar que la valoración de suelo pélvico por parte de un fisioterapeuta de suelo pélvico no es lo mismo que una valoración ginecológica. Ambas son complementarias, ya que en la primera se valora todo lo dicho anteriormente y en la valoración ginecológica se puede llegar a realizar ecografía vaginal y abdominal, tomar muestras de tejido o flujo con la finalidad de detectar posibles infecciones o enfermedades ginecológicas y una valoración del estado de las mamas.

Con ello decir que lo ideal sería que os realicéis las dos valoraciones para tener una visión más completa del estado de vuestro sistema uroginecológico y abdominopélvico.

Nuestro lema es, mejor prevenir que tratar, ya que, aunque no notéis sintomatología es mejor un trabajo de prevención que tratar la propia disfunción.

Ve al artículo siguiente