El medico dice

Una buena higiene postural durante el embarazo y postparto

Durante el embarazo y postparto, el cuerpo de la mujer sufre muchos cambios y en este artículo, os vamos a explicar uno de ellos, que pocas veces nos paramos a observar. ¿Sabéis de cuál estoy hablando? De nuestra postura.

Una buena higiene postural durante el embarazo y postparto

Durante el embarazo y postparto, el cuerpo de la mujer sufre muchos cambios y en este artículo, os vamos a explicar uno de ellos, que pocas veces nos paramos a observar. ¿Sabéis de cuál estoy hablando? De nuestra postura.

bienestar_navia

Durante el embarazo y postparto, el cuerpo de la mujer sufre muchos cambios y en este artículo, os vamos a explicar uno de ellos, que pocas veces nos paramos a observar. ¿Sabéis de cuál estoy hablando? De nuestra postura.  ¿Conocéis los beneficios de una correcta postura durante nuestro embarazo y postparto? ¿Sabéis cómo puede influir la postura en el estado de nuestro suelo pélvico? ¿y a nivel de dolores de espalda?

Postura durante el embarazo

Durante el embarazo, nuestra postura se va modificando para poder compensar los diferentes cambios que sufre nuestro cuerpo, sobre todo nuestra parte anterior, ya que aumenta nuestro abdomen y, dicha presión como compensación recae en espalda y pelvis. Cuando estas compensaciones no se realizan de manera óptima, aparece el dolor. Si esta situación no se resuelve, se perpetúa en el postparto.

Higiene postural y CALP

La postura está íntimamente relacionada con nuestro suelo pélvico, con lo que será de vital importancia que, desde nuestro embarazo, trabajemos nuestra higiene postural en las actividades de la vida diaria ya que así estaremos ayudando a realizar una correcta prevención de posibles disfunciones de suelo pélvico, como podrían ser la incontinencia urinaria y/o fecal, prolapso o descenso de órganos pélvicos, excesiva diástasis… A todo este conjunto de musculatura se le denomina CALP o complejo abdomino-lumbo-pélvico y, está compuesto por;

 

  • Parte inferior; nuestra musculatura del suelo pélvico.
  • Parte superior; nuestro diafragma.
  • Y parte anterior, posterior y lateral; nuestra musculatura lumbar, oblicuos, rectos abdominales y transverso abdominal.

 

Todas estas estructuras deben tener libertad de movimiento para así evitar posibles disfunciones perineales y dolores musculares y, mantener correctamente otras funciones como por ejemplo la respiración.

 

Cuando respiramos, nuestro diafragma desciende y se aumenta la presión de nuestro CALP (musculatura lumbar, abdominal y suelo pélvico). Por ello es muy importante que nuestra postura corporal sea la adecuada y facilite esta gestión de presiones y evitar así una hiperpresión en dichas estructuras.

 

La observación de la postura y las pautas para mantener una correcta higiene postural, es un pilar básico en el tratamiento de fisioterapia, tanto en el embarazo como en el postparto.

¿Come puedo cuidar mi higiene postural?

Algunas recomendaciones que podemos tener en cuenta para mantenernos en forma, llegar al parto en las mejores condiciones posibles y tener una buena y rápida recuperación postparto, son:

 

  • Tomar conciencia de nuestro cuerpo y de sus cambios durante el embarazo
  • Mantener una correcta higiene postural en nuestro día a día como al realizar pequeños o grandes esfuerzos
  • Realizar ejercicio físico adaptado
  • Evitar posibles tensiones musculares o faciales, realizando masaje prenatal

 

Algunos tips posturales básicos que deberíamos tener en cuenta:

 

  • La cabeza, el tórax y la pelvis deben estar alineados, es decir que nuestra columna vertebral esté alineada haciendo hincapié en nuestra lumbar ya que repercute directamente en nuestro suelo pélvico.
  • Pies mirando hacia delante, evitando una excesiva rotación/apertura de pies hacia fuera.
  • Rodillas libres y sin dejarlas bloqueadas ya que aumentaremos la tensión lumbar.
  • Pelvis libre y neutra para evitar un exceso de curvatura lumbar debido al aumento de nuestro abdomen y al cambio de nuestro centro de gravedad.
  • Autoelongación, crecer desde la cabeza como si nos tiraran de un hilo hacia el techo para conseguir una correcta activación de nuestra musculatura abdominal profunda, nuestro transverso del abdomen músculo especialmente importante en el sostén visceral y control esfinteriano. Además, con esta autoelongación, al realizar cualquier tipo de esfuerzo como por ejemplo toser, estornudar o reír, nuestro transverso y musculatura perineal se activará mucho más rápido y se minimizará la hiperpresión hacia nuestro CALP.

 

Importante que, al estar en movimiento o estáticas, tengamos una postura libre y sin ninguna rigidez.

 

Con estos consejos, nuestra faja abdominal profunda, es decir nuestro transverso abdominal, debería activarse de manera refleja, pero si no es así, podremos hacerlo de manera voluntaria activando suavemente nuestro ombligo hacia dentro y arriba.

 

¿Qué vamos a evitar?

  • Prevenir molestias y dolores en espalda, ciáticas, pseudociáticas…
  • Prevenir o reducir la probabilidad de tener diástasis abdominal
  • Minimizar posibles disfunciones de suelo pélvico
  • Ayudar a una mejor colocación de nuestro bebé

Recomendaciones extra

¿Y a parte de mantener una correcta postura, hay algo más que nos pueda ayudar?

 

  • Ejercicios con fitball o pelota de pilates ya que mejorará la movilidad de nuestra pelvis y nuestra columna vertebral.
  • Sillas ergonómicas o cojines.
  • Ejercicio físico adaptado dando la misma importancia a la tonificación como al estiramiento muscular, ya que tendremos mayor amplitud en nuestros movimientos y nos ayudará a incorporar todo lo dicho anteriormente en nuestro día a día con mayor facilidad.
  • Fisioterapia especializada en obstetricia; terapia manual en zonas de tensión, técnicas articulares, Kinesiotaping, ejercicio terapéutico…

 

Y tú… ¿Notas alguna sintomatología de la que hemos hablado anteriormente? ¿Haces ejercicio específico durante el embarazo? ¿Tienes en cuenta tu postura?

Ve al artículo siguiente